+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

EN BLANCO

Zou Bisou Bisou

 

javier tomé
13/05/2018

En uno de los programas más vistos en la historia de la televisión, correspondiente a la descarnada visión del mundillo de la publicidad en el Nueva York de los 60 que ofrece Mad Men, la actriz Jessica Paré, potente como ella sola y haciendo el papel de Megan Draper, obsequia a su esposo Don por su cumpleaños con una versión del Zou Bisou Bisou que echa fuego. Está en You tube, para disfrutarla. Se trata de una cancioncilla ye-yé de marca francesa que asocio desde siempre a la deriva de acontecimientos vividos en París allá por 1968, hace ahora 50 años. Y eso que el tema musical invita más bien al intercambio de carantoñas y tocamientos, no a los porrazos y adoquines que volaban por los bulevares del Barrio Latino. Aquel debate de guantazo blanco, con su correspondiente despliegue de parafernalia casi bélica, provocó el llamado Gran Susto entre los amos de la humanidad, estremecidos ante la ola de insurrección que recorrió el mundo. Una generación entera se echó a las calles rompiendo con los consensos asumidos del Estado del bienestar, llevada por el hambre de sexo y libertad.

Fue lo ocurrido con la revuelta de los estudiantes mejicanos o la revolución en Checoslovaquia que pretendía instaurar un socialismo de rostro humano. Y ello sin olvidar los asesinatos de Robert Kennedy y de Martin Luther King, además del giro en la guerra de Vietnam que presagiaba la inconcebible derrota americana. Lo ocurrido en París cuando todavía gastábamos pantalón corto tuvo algo de fin de época, un definitivo punto de inflexión en el contexto político y social que acabaría por sentirse en la confortable España franquista, decidida a implementar un proceso de cierta apertura que caracterizó a la definida como “década prodigiosa”. Las utopías del 68 definieron el germen de la sociedad moderna, pues aquel barullo general y universal terminaría por derivar de la poesía épica a la prosa civil. Cabalgando a lomos del enfado popular, el mundo buscaría otras formas de épica que permitieran, por ejemplo, buscar la arena de la playa debajo del asfalto. Bendito desgobierno del populacho.

a b

Buscar tiempo en otra localidad