Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

un triste final para las casas de salud

Las aguas siguen manando entre paredes olvidadas

San Adrián, Nocedo, Boñar o Villanueva de la Tercia albergaron algunos de los balnearios más importantes, hoy sumidos en el abandono y la ruina.


23/01/2017

 

maría carnero | León

«Como nostálgicas reliquias del pasado». Así se encuentran hoy en día muchos de los históricos edificios que durante los siglos XIX y XX acogieron algunos de los balnearios más importantes de la provincia de León.

Según relata Wenceslao Álvarez Oblanca en su libro Historia de los Balnearios de la Provincia de León, uno de los pocos trabajos documentales que existen sobre las infraestructuras termales, en el siglo XIX estos centros de salud y descanso se convirtieron en todo un fenómeno social, que no solo logro atraía a la burguesía leonesa, sino que movilizó a las gentes de condición modesta del campo o de los barrios de la capital, que acudían en masa a estas instalaciones, y se alojaban en las casas de los vecinos del pueblo y hasta en los pajares, llevando incluso su propia comida. Este hecho provocó la masificación de los balnearios leoneses, que pronto cayeron en la precariedad, y se alejaron del lujo y las comodidades que se ofrecía en otros centros cercanos como en el Corconte, en Ledesma (Burgos), el de Mondariz, en Galicia, el de las Caldas del Oviedo o el famoso Puente Viesgo, en Cantabria.

Pero lo que siempre ha sido un hecho indiscutibles en la calidad y cualidades de las aguas de la provincia, que durante años dieron renombre a balnearios como el de las Caldas de San Adrián, en La Losilla (Vegaquemada), declarado de utilidad pública en 1917. El agua de sus tres manantiales emana a 31 grados, y los análisis realizados desvelaron que su alto contenido en bicarbonato cálcico las hacía muy recomendadas para tratar enfermedades reumáticas, renales y digestivas. Las caldas alcanzarían su máximo apogeo en 1940, por lo que tuvo se que ampliar el edificio. Incluso se llegó a proyectar una planta de envaso que nunca se llegó a realizar. Tras la muerte de su dueños Villa, y ante la incapacidad de sus herederos de mantenerlo, se cerró definitivamente.

Otro de los balnearios más destacados fue el de Boñar, con un imponente edificio de tres plantas, se convirtió en uno de los mejores centros para renovar energías y restaurar agotamientos. Sus aguas, que emanaban a 26 grados, y que se conocían en la zona como «el hervidero», estaban recomendadas para afecciones respiratorias, reuma, artritis y dermatitis. Su fama se extendió por toda la provincia lo que le convirtió en el balneario favorito de las clases altas de León. Después de la Guerra Civil cayó en decadencia, y finalmente cerró en 1960.

Las Caldeas de Nocedo, ubicadas a orillas del Curueño, en Valdepiélago, datan como balneario del año 1900 metros cuando se construyo un hotel. Sus aguas emanan a 32 grados, y su incomparable marco, entre las montañas, lo hacían ideal para el descanso y la relajación. Llegó a tener 65 camas, habitaciones con baños, amplios salones y grandes comodidades para la época. Durante la guerra de 1936 fue saqueado y incendiado, lo que obligo a su restauración integral en 1941. Su aguas oligo-mineralizadas, bicarbonadas mixtas, nitrogenadas y radiactivas, estaban indicadas para todas enfermedades reumáticas, con acción sobre el aparato respiratorio en casos del bronquitis, asma y catarros, y con efectos beneficiosos para el estómago, intestinos e hígado.

El de Villanueva de la Tercia, en Villamanín, fue uno de los más afamados de la provincia. Descubierto en 1845. Sus aguas emanan a 37 grados, y son muy ricas en biocarbonato-cálcico y son muy radiactivas, por lo que son indicadas para el reumatismo, artritis, hipertensión o colitis crónica. En 1928 las aguas fueron declaradas de utilidad pública, y años más tarde el edificio se fue abajo por los bombardeos de la Guerra Civil. En la actualidad permanece cerrado, al no poder ser atendido.

Pero estos no fueron los únicoas. La lista de balnearios a lo largo de la provincia es muy larga. Ponferrada, Morgovejo, Llánaves de la Reina, Gete, Morla o Paradosolana han sido quizas menos conocidos que los anteriores, aunque todos han tenido el mismo final. El abandono y la ruina llevaron al cierre de todos ellos, pero no de sus aguas que siguen emanando salud.

 

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla

 
Última hora
Las noticias más...
Y además...

Diario de León
© Copyright EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España
Contacte con nosotros: diariodeleon@diariodeleon.es

DIARIO DE LEÓN ,S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Enlaces Recomendados: Vuelos | Cursos y masters | Juegos | Escorts Barcelona | Comienza a ahorrarte hasta un 65% en tu seguro con Regal

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria

Diario de León