+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

ECONOMÍA Y CAMPO

La Alianza Ugal-Ucale se postula para presidir la IGP Alubia de La Bañeza

El consejo regulador convoca para mañana el pleno para sustituir a Marino Fernández

 

Castellanos y Llorente criticaron la gestión de Asaja en la IGP y la Cámara Agraria. MARCIANO PÉREZ -

18/01/2017

A. Domingo | León

La Alianza de Ugal-UPA y Ucale-Coag intentará reflotar el Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida (IGP) Alubia de La Bañeza León, al postular a su vocal en el plenario, Apolinar Castellanos, a la presidencia de este organismo.

El secretario general de Ugal-UPA, Matías Llorente, solicitó ayer ante la prensa al presidente de Ucale-Coag, Apolinar Castellanos, que se haga cargo del consejo después de cuatro meses de inactividad en el consejo, motivada por la renuncia de Marino Fernández Grande, de Asaja, a la presidencia. La Alianza no descarta exigir responsabilidades al expresidente ante los tribunales, por ocultar al plenario la deuda de la envasadora Legumbres La Auténtica.

Ugal y Ucale infieren que Fernández tiene responsabilidad en los impagos de La Auténtica a los agricultores que le vendieron legumbre en los últimos años, «porque de haber conocido la deuda que mantenía la empresa con el consejo regulador no le hubieran vendido su producción y estamos hablando de explotaciones a las que dejaron de pagarles 50.000 euros y más».

Mientras la Alianza anunciaba la intención de llevar a término el mandato en el consejo regulador, el vicepresidente de éste, Guillermo García Luengo, convocaba el plenario para el jueves, con el fin de aceptar la renuncia de Fernández Grande en un pleno y, en otro que se celebrará a continuación, proceder a completar los miembros del pleno, elegir nuevo presidente y contratar un nuevo director técnico, tras la renuncia de quien ocupaba este cargo que terminó 2016.

Deuda y parálisis

Apolinar Castellanos recordó el proceso que llevó a la dimisión de Fernández Grande el 14 de septiembre. Aseguró ayer en una rueda de prensa que los 21.600 euros impagados por la envasadora Legumbres La Auténtica «obligaron a solicitar una póliza de crédito» para cubrir los gastos de funcionamiento del consejo regulador, que avaló «con su patrimonio personal el vicepresidente, Guillermo García Luengo».

Tras la renuncia de Fernández y al no cubrirse el cargo de presidente, Castellanos recurrió a la Junta, cuyos servicios jurídicos apuntaron «que Fernández Grande tenía que convocar un nuevo plenario» a fin de que su dimisión se consumara, ya que el reglamento del consejo expone «que debe esperar a que el plenario acepte su renuncia y lo que hizo fue dejar el escrito de dimisión y marcharse».

Un segundo cese

La falta de una convocatoria para cubrir el puesto lleva a la Alianza a sospechar sobre un posible «compadreo entre la Junta y Asaja». A esta situación se añadió por último la dimisión del director técnico, Mario Cordero, que cesó el 31 de diciembre, de manera que «el consejo regulador no funciona y se debe dinero a agricultores y empresas».

Los responsable de la Alianza Ugal-UPA/Ucale-Coag «no entendemos cómo la Diputación y la Junta de Castilla y León no toma cartas, dado que el consejo se financia con dinero público» y solicitaron a Asaja «que deje de estropear lo que funciona en esta provincia». Castellanos concluyó señalando que Fernández «no puede esgrimir como argumento la falta de apoyo del plenario cuando escondió la deuda de La Auténtica hasta el 8 de septiembre pasado».

Por su parte, Matías Llorente destacó la inversión de las administraciones para conseguir una semilla sana y una trayectoria de la institución «de 20 años, que hay que sacar adelante».



Club de prensa