+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Riaño

Antruido de arvejos

Montaña de Vadinia difundirá el cocido de una legumbre casi perdida coincidiendo con las fiestas de carnestolendas.

 

Antruido y gastronomía se unen este año en Riaño. - Campos

J.M. Campos | Riaño
03/02/2013

Con ocasión de la Fiesta del Antruido, que se celebrará el próximo sábado en Riaño, la Asociación Cultural Montaña de Vadinia se ha propuesto la promoción y puesta en valor de un plato autóctono, típico de la Montaña de Riaño: los arvejos, que con el paso de los años ha ido relegando al olvido.

Se trata de una delicia gastronómica desconocida para el gran público, incluso dentro de las propias tierras de la Región Leonesa, de donde es originario. Se pueden realizar ya las reservas previas en los restaurantes de Riaño al precio de 20 euros por persona.

El cocido de arvejos era antiguamente un plato cotidiano de las gentes de la Montaña de Riaño, y aún hoy se sigue cultivando el arvejo, sobre todo en la comarca de Tierra de la Reina, en el municipio de Boca de Huérgano, y cocinándose en sus hogares, aunque de una manera diferente a la de antaño.

El arvejo es una legumbre. Las legumbres han sido cultivadas por siglos por una gran variedad de culturas. Se pueden considerar alimentos nutricionalmente recomendables teniendo en cuenta su composición en proteínas, hidratos de carbono, minerales y vitaminas. Pero, aunque la legumbre da nombre al cocido, no es ni mucho menos su único ingrediente. El resto de los productos naturales se obtienen de la base alimenticia de los habitantes de esta montaña; los productos de la matanza, el pan, el nabicol, la berza y las manzanas de los huertos.

Desde la asociación informan sobre el orden en que se sirve el cocido de arvejos. En primer lugar tenemos la sopa de arvejos, de un color característico del caldo resultante de la cocción de los arvejos. Una vez migado en una cazuela de barro el pan de hogaza, como para sopas, se añade sobre éste el caldo citado. En segundo lugar, se sirven los arvejos en una fuente, acompañados del nabicol, nabo característico de esta Montaña, o de berza.

Manzanas asadas

Por último se pondrá sobre la mesa la fuente de barro con las morcillas, la androja, el chorizo, la cecina, el tocino, y la oreja, para que cada comensal se sirva a su gusto. Montaña de Vadinia recuerda que la androja es un embutido a base de grasa de cerdo, ajos, harina y pimentón, metido en tripa y cocido como las morcillas. Y de postre, manzanas asadas.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla