+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Los archivos de ETA reabren el asesinato del funcionario leonés Máximo Casado

La Audiencia Nacional incrimina a Guridi Lasa por el atentado que en el año 2000 conmocionó a Santa Elena de Jamuz.

 

Imagen del etarra José Ignacio Guridi Lasa, a quien se atribuye el asesinato de Máximo Casado -

A. G. Valencia/ M:C.C
12/07/2018

Nuevas pistas, nuevos nombres y la posibilidad de cerrar un capítulo que, sin embargo, no curará la herida. No, al menos, la que dejó el crimen que acabó con la vida de Máximo Casado Carrera, funcionario de prisiones en Nanclares de Oca (Álava) y natural de Santa Elena de Jamuz, a quien ETA le arrebató el futuro con una bomba lapa el 22 de octubre del año 2000. Ahora, casi 18 años después, los archivos que Francia entregó a España en febrero de este año arrojan nuevas pistas sobre el caso y están un paso más cerca de cerrar uno de los 300 asesinatos de la banda que aún quedan sin resolver.

A raíz de ‘los papeles de ETA’, la Audiencia Nacional — según publicó El País— acaba de reabrir el asesinato de este leonés, que murió cuando dos kilos de explosivos se detonaron en los bajos de su coche. Entonces, tenía 44 años y dejó viuda y dos hijos. En su pueblo natal, en Santa Elena, donde aún viven algunos de sus tíos, la voz se entristece cuando se recuerda el caso, un crimen que conmocionó a la localidad que lo vivió como un mazazo.

El funcionario leonés de prisiones, Máximo Casado. DL

Tras el crimen fue investigado uno de sus vecinos en Vitoria, Zigor Bravo Saez de Urabaín, quien facilitó información a ETA. Tanto Bravo como un cómplice, Juan Carlos Subijana Izquierdo, fueron condenados a 28 años de prisión por su participación en el atentado. Sin embargo, nunca se había llegado hasta el autor material del crimen. Un extremo que ahora parece vislumbrarse entre la ingente cantidad de papeles que Francia entregó a España a principios de este año. Según publicó El Diario Vasco, en esos archivos, los agentes de la Guardia Civil encontraron un manuscrito en clave en el que comenzaron a centrar sus investigaciones. Este texto fue descifrado por los técnicos del instituto armado, según el mismo periódico, lo que permitió establecer que se trataba de una nota elaborada por el que fuera jefe del ‘comando Donosti’ en el momento del asesinato de Máximo Casado, José Ignacio Guridi Lasa. Este dirigente terrorista explicaba a su interlocutor diversos aspectos del atentado contra el funcionario de prisiones.

El Juzgado Central 3 de la Audiencia Nacional, que dirige la juez Carmen Lamela, es el que ha reabierto el caso del leonés asesinado por la banda cuando llevaba 15 años trabajando en la cárcel alavesa y era el jefe del servicio.



Club de prensa




   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla