+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

mujeres ingenieras en el museo de sabero

‘Atrapadas’ por la mina

Concha Casado y Eva Granado relataron cómo la pasión por su trabajo les ayudó a abrirse camino en un sector dominado por los hombres

 

Roberto Fernández, Eva Granado, Ana Gaitero y Concha Casado durante la conferencia. CASTRO -

20/03/2017

j.m. castro | sabero

Gran expectación levantó la conferencia Mujeres ingenieras de minas en la que participaron Concha Casado Sulé y Eva Granado Panizo como ponentes, y moderó la periodista de este periódico Ana Gaitero. El Auditorio del Museo de la Siderurgia y la Minería de Sabero obtuvo un nuevo lleno, principalmente de mujeres.

El director del MSM, Roberto Fernández, abrió el acto reconociendo la labor periodística de Ana Gaitero, impulsora de reportajes especiales sobre la mina y mujeres, vinculadas al mundo de la mina, en el que aparecieron Concha y Eva, con vivencias diferentes.

Ana Gaitero agradeció la masiva presencia de mujeres y al MSM por su defensa, conservación y difusión del patrimonio minero, resaltando la historia de las dos mujeres ponentes en la Mesa Redonda como «una casualidad» en sus trabajos periodísticos en Diario de León, resaltando que ambas habían abierto un camino que todavía «está verde», ya que en este sector está dominado por los hombres, y aunque la incorporación femenina ha crecido se sigue evidenciando un importante desequilibrio.

Seguidamente dio paso a Eva Granado para que explicase sus vivencias en el sector minero, señalando que se decidió por minas por exclusión de otras carreras, ya que existían pocas alternativas. Pudo elegir entre magisterio, comercio y veterinaria, pero escogió minas aunque reconoció que «a la familia no le hizo mucha gracia, ya que decían que era para hombres», pero insistió ante su madre y las buenas notas hicieron el resto.

Para Eva Granado entrar en el mundo de los hombres fue «difícil y duro» pero a la vez gratificante por los buenos compañeros que tuvo, no sintiéndose discriminada en ningún momento. Relato sus experiencias en el mundo de la construcción haciendo cálculos de estructuras de edificios, siendo la única de la familia en el sector minero. También hizo especial hincapié en la dificultad de los años setenta para que las mujeres accediesen al mundo laboral, que ello supo compatibilizar con la vida familiar en Asturias, donde residió al contraer matrimonio. Entre sus anécdotas destacó que en 1966 no la dejaron entrar a la mina y, aunque sabía que iba a ser duro, el tesón y las ganas superaron cualquier problema.

Concha Casado dijo que se había decidido por el mundo de la mina por sus antecedentes familiares, ya que se crió en una cuenca minera similar a la de Sabero. Se decidió por la mina por su pasado minero, su padre había trabajado en el departamento de topografía de la Hullera Vasco Leonesa, por el gran ambiente minero de esos años y por su inclinación por los fósiles, siendo su padre el que más había influido en su decisión. Se inició en el mundo laboral al conseguir una beca para trabajar en Alemania, se trasladó después a Asturias y, finalmente, a la empresa HVL Nunnca tuvo ningún problema con los compañeros ya que las cosas habían cambiado significativamente en el mundo laboral actual.

Concha Casado siempre tuvo claro que quería trabajar en la mina, aunque tampoco descartó otros sectores como el petróleo, ya que se había formando en los sondeos, pero la mina, dijo, es «muy absorbente y muy completa, es un mundo aparte y duro, al contar con el grisú, el agua, y el cierre de galerías». Es una carrera profesional que «te atrapa», conozco a poca gente que trabajando en la mina quisiera irse a otro sector. Fue la única mujer doctorada en minas de la HVL, aunque después conoció a más mujeres en España y en el extranjero. Nunca la preocupó la competencia con los hombres ya que estaba muy contenta con su trabajo.



Club de prensa