+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

La azucarera de La Bañeza pierde 1.000 hectáreas de remolacha

El cultivo retrocede este año un 6% en la provincia, al que hay que sumar el trasvase de Ucogal.

 

La azucarera de La Bañeza pierde 1.000 hectáreas de remolacha -

A. Domingo
14/06/2018

La fábrica de Azucarera en La Bañeza contará con unas 1.000 hectáreas menos para aprovisionarse de remolacha en la provincia de León la próxima campaña, pese a que la superficie de cultivo reduce en casi un 6% el número destinado a la producción de raíz, según los últimos datos oficiales.

Las solicitudes de ayuda de la Política Agraria Común (PAC) para este año recogen una siembra de 5.953 hectáreas, frente a las 6.328 que se sembraron el año pasado. En total, 375 menos, que se suman a las 600 que el grupo de remolacheros de la Cooperativa Ucogal ha contratado este año con Acor y que, por tanto, abastecerán la fábrica de Olmedo (Valladolid). Así, a la pérdida de superficie se suma una cantidad de remolacha que se entregaba habitualmente en la molturadora de La Bañeza. El resultado son 975 hectáreas menos cultivadas para la fábrica leonesa de Azucarera, sin contar con la superficie de quienes eran socios de la cooperativa vallisoletana desde hace años —entre 200 y 300—, y ya entregaban su producción a la provincia vecina.

Al margen del enfrentamiento entre la industria y Ucogal por la política de contratación de remolacha y las ventajas al agricultor de Agroteo —empresa participada por Azucarera—, la empresa atribuye la pérdida de superficie a las lluvias de la primavera, que retrasaron las labores en el campo de un cultivo cuyo rendimiento depende en muy buena medida de que las siembras se realicen lo antes posible. El aspecto positivo de las abundantes precipitaciones, que han permitido el llenado de los embalses, ha finalizado, sin embargo, causando daños en el cultivo, lo que influirá en una merma del rendimiento de las parcelas, ya que a estas alturas ya no compensa una resiembra. En cualquier caso, no parece, al menos de momento, que ésta vaya a tener la magnitud de los dos últimos años.

El descenso de superficie se ve minimizado por el cultivo compartido que promueve Azucarera con el fin de atraer nuevos agricultores al sector en zonas en las que tradicionalmente no se ha producido.

La pérdida de superficie de remolacha de este año contrasta con el importante incremento experimentado en la temporada anterior, cuando se ganaron 1.645 hectáreas, algo más del 35%, que situó el total en 6.328. Aunque entonces se anunciaba un año seco, la sementera se realizó a tiempo y, por otra parte, el exceso de lluvias del año 2016 había reducido la extensión del cultivo en más del 17% y los agricultores deben cumplir los compromisos de siembra del Programa de Desarrollo Rural.

Desde que en 2006 España renunció a un 50% de su cuota de azúcar por la reforma de la Organización Común de Mercado (OCM), la extensión de remolacha no había crecido tanto como en la campaña 2017/2018. Es más, desde entonces, sólo ha subido en la campaña referida y en las de 2014/2015, 2009/2010, 2007/2008.



Club de prensa