+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

PATRIMONIO MINERO

El Consejo Superior de Minas reclama la musealización del patrimonio minero de la Vasco

Asegura que sus instalaciones son un referente nacional y pide su protección y conservación

 

Las instalaciones de la Hullera Vasco Leonesa se encuentran en Santa Lucía de Gordón. JESÚS -

20/07/2017

m. carnero | león

El Consejo Superior de Colegios de Ingenieros de Minas considera que el cierre de la Hullera Vasco Leonesa ofrece la posibilidad de que sus enormes instalaciones y equipamientos, se recuperen como patrimonio minero para uso social o industrial, para lo cual debe evitarse su deterioro y, sobre todo, su expoliación.

Para los colegiados, la recuperación de las instalaciones de la empresa podría convertir a la antigua Hullera en un referente nacional en lo que a parque minero y industrial se refiere.

En una nota de prensa, consideran que «la importancia del patrimonio minero se deduce de su propia definición, ya que recoge los procesos y elementos mineros, la arquitectura y el paisaje relacionados, los archivos y los elementos intangibles como el cante, las costumbres, la forma de vida o los relatos mineros».

Los ingenieros entienden que «culturalmente, el patrimonio minero es fundamental para entender cómo fue nuestra sociedad en el pasado, aquella que proporcionó materias primas que, consumidas o exportadas, hicieron posible que España alcanzase el nivel de vida actual». De hecho afirman que «de la mano de la minería, se poblaron zonas inhóspitas, se aprovecharon recursos naturales y se diseñaron nuevos productos industriales que ahora son de uso habitual».

Cuando se cerraron las minas, quedaron unos restos que evidencian sus actividades pasadas, sus valores sociales como parte del registro de las vidas de hombres y mujeres corrientes, además de sus valores históricos, materiales, medioambientales, antropológicos, estéticos, tecnológicos y científicos, que han tenido, y aún tienen, profundas consecuencias históricas.

Los motivos para proteger este patrimonio se basan en el valor universal de esta evidencia. Por ello, el patrimonio minero está amparado por la Unesco y tiene carta de naturaleza propia como parte del patrimonio industrial. A nivel español su importancia ha sido asumida por todas las administraciones que lo amparan en la ley de Patrimonio Histórico Español (1985), el Plan Nacional de Patrimonio Industrial (2001) y, específicamente, en la Carta de El Bierzo sobre Patrimonio Minero (2005). Por tanto, no puede extrañar que la Unesco haya declarado Patrimonio Mundial 29 sitios mineros, de ellos 20 en Europa y dos en España (Almadén y Las Médulas). En España, muchos sitios mineros han sido protegidos con la máxima categoría existente, la de Bien de Interés Cultural (BIC). Ejemplo de ello se tiene en el castillete del Pozo Ibarra de la propia Hullera Vasco Leonesa.

La importancia cultural reseñada puede ser utilizada y, de hecho se utiliza, en España y en el extranjero, para mitigar el deterioro de las zonas mineras inactivas. Es España, en 2011 se inventariaron 82 espacios expositivos mineros y minas musealizadas, de los que 27 contaban con labores mineras recuperadas, cuatro a cielo abierto y 23 subterráneas, y desde entonces se han abierto varias instalaciones más. Entre las más visitadas se encuentran las que ofrecen atractivos adicionales al minero como el Parque de la Naturaleza de Cabárceno (Cantabria, 530.000 visitas/año) o el Jardín de Cactus (Lanzarote, 300.000 visitas) pero los parques mineros o las visitas a minas musealizadas también acogen gran cantidad de visitantes como el Parque Minero de Riotinto (Huelva, 90.000 visitas). En total, se estima que estas instalaciones culturales y recreativas mineras reciben unos dos millones de personas/año. Esto supone, aproximadamente, un impacto económico de 60 millones de euros y un empleo, directo e indirecto, de 1.700 personas.

Las instalaciones mineras, una vez reacondicionadas, también pueden tener otros múltiples usos como son oficinas, zonas de recreo, instalaciones deportivas o industriales, reservas ecológicas, etc, aprovechamientos que son muy frecuentes en Europa y Estados Unidos.

Para los ingenieros de minas el cierre de la Hullera Vasco Leonesa ofrece la posibilidad de que sus enormes instalaciones y equipamientos, se recuperen como patrimonio minero para uso social o industrial, para lo cual debe evitarse su deterioro y, sobre todo, su expoliación. El robo de metales, primero el cobre y después el acero, son frecuentes en estos casos por parte de ladrones, desaprensivos chatarreros, que ya han iniciado el despojo de la Hullera.

Con su recuperacción se paliaría, en parte, el daño económico ocasionado a las familias y a la región y se mantendría su actividad económica.



Club de prensa

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla