+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

villamandos baila

La danza volvió a la calle por san Blas

Los vecinos recuperan tres décadas después el tradicional grupo de bailes de paloteo.

 

Uno de los bailes de paloteo ayer en la procesión. A. MEDINA -

El birria. MEDINA -

04/02/2016

aRMANDO MEDINA | VILLAMANDOS

Algo importante para los vecinos de Villamandos pasó ayer en la localidad. Se notaba por la expectación que había entorno a la iglesia antes de dar comienzo la misa y procesión en honor al patrón, san Blas. Mucha gente, muchas cámaras de fotos y de vídeo para inmortalizar el momento. Incluso, más medios de comunicación de los habituales en un hecho de estas características. Y es que casi tres décadas después, gracias al empeño de un grupo de vecinos con el apoyo del Ayuntamiento, los danzantes volvían a bailar. Los más jóvenes no lo habían visto nunca. Y los mayores, abrumados por la nostalgia, revivían una tradición que creían perdida para siempre.

Fue en el año 1988 cuando el grupo de danzas actuó por última vez. Atrás quedaban varios meses de ensayos para llegar con todo a punto al momento definitivo. Fue ayer. La cita, poco antes de la una de la tarde a las puertas del ayuntamiento, donde los danzantes recogieron a la corporación para ir la misa, como era costumbre. Tras la eucaristía llegó la procesión.

Los grupos de danzas son una riqueza etnográfica de incalculable valor en estas zonas del sur al provincia. Todas tienen elementos que se repiten. Los trajes blancos, con adornos de colores, faldas y cintas en la cabeza. Las bailas, el paloteo y las castañuelas tampoco suelen faltar. Y todo ello al son de la dulzaina y el tamboril. El caso concreto de Villamandos cuenta con sus propias peculiaridades. Una de las más llamativas es que tiene birrio y birria, cada uno con su propia careta. Se trata de personajes que mientras en otros lugares representan a las fuerzas del mal e intentan equivocar a los bailarines, aquí ocurre todo lo contrario. Ayudan a seguir los pasos a los danzantes.

Además, cabe reseñar también, la presencia de muchos vecinos ataviados con la capa tradicional del pueblo.

Por lo demás, las fiestas de la localidad no han hecho más que empezar. Por delante quedan todo un largo fin de semana con decenas de actividades y verbenas con orquestas hasta bien entrada la madrugada.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla