+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

ASTORGA

El derribo de la casa quemada de la Brecha libera 14 metros de muralla

El proyecto del mirador se plantea enfrente, desde el nuevo edificio de la Policía Local.

 

31/12/2017

a.g. valencia | astorga

El derribo de la casa de La Brecha, que quedó calcinada tras un incendio en agosto de 2014, ha liberado 14 metros de muralla. Con la demolición, que se ha demorado más de tres años a consecuencia de los trámites, se ha constatado el estado del monumento a su paso por este solar, con una altura inferior a la del adarve. Según explicaron fuentes municipales, el objetivo, ahora, pasa por proteger 12 metros de anchura, desde el lienzo hacia el exterior de la muralla, quedando como viario público peatonal. El resto de la parcela seguirá tal y como está «como terreno privado, ya que por el momento es imposible comprarla», confirmaron desde el Ayuntamiento.

En este mismo entorno también se plantea construir un mirador. En concreto se proyecta justo enfrente, desde el antiguo colegio Panero, futuro cuartel de la Policía Local, hasta la parte trasera del teatro Gullón. Este lienzo norte es el más castigado de la muralla, por eso la apuesta municipal pasa su puesta valor. El proyecto del mirador se abordará a medio plazo y desde el Ayuntamiento ya se está tratando de recabar el apoyo económico de la Junta.

Además, dentro del futuro Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Astorga la muralla cuenta con un tratamiento especial, que tiene como propósito fundamental incrementar su protección y su puesta en valor con el objetivo de maximizar el acceso público al monumento y rehabilitarlo en la mayor parte posible.

De hecho, en cuanto al lavado de cara de la fortaleza el Ayuntamiento también tiene sobre la mesa, como es su día explicó el alcalde, abrir al público el tramo de unos 20 metros de fortaleza ubicados en un solar de la calle La Cruz y que ahora no son transitables. No obstante, todos los trabajos deberán pasar por la comisión de Patrimonio que deberá autorizarlos.

Desde La Buraca

Como se recordará la última intervención llevada a cabo en la muralla astorgana fue el arreglo de una grieta en un cubo número 29 de la calle de La Buraca, en 2013. Esta herida se debió, además de a las humedades y a las filtraciones de agua, a los desprendimientos del revestimiento exterior del cubo, unos trabajos que se llevaron a cabo en la década de los 60 con materiales inadecuados.

Si bien, una intervención integral en la muralla, con la ayuda supramunicipal, sigue siendo una de las asignaturas pendientes. Ahora, con la próxima remodelación de la parte baja del Melgar se prevé, también, embellecer la zona y por tanto la fortaleza, aunque las obras no se dirigen al monumento civil más importante de Astorga.



Club de prensa