+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Diez mil vecinos perdieron su hogar y sus raíces

 

11/03/2015

Cuando el 31 de diciembre de 1987 se cerraron las compuertas del embalse y se procedió al llenado del pantano cerca de diez mil personas de las localidades anegadas (Riaño, Anciles, Huelde, Pedrosa, Salio, La Puerta, Escaro, Vegacerneja y Burón) no sólo perdieron sus casas y sus propiedades sino que también perdieron su identidad, ya que según el presidente de Riaño Vive, «la gente todavía no se ha repuesto del

inmenso daño que este proyecto supuso para la población local y que ha sumido al valle en un letargo de tristeza». Depresiones e incluso suicidios, dan una idea del tráuma social que nunca se ha resarcido, ni moral ni mucho menos económicamente, ya que las compensaciones para un valle tan próspero y rico se quedaron en anecdóticas. Las imágenes del deshaucio masivo, las que pasaron el filtro del Gobierno de la época, dieron la vuelta al mundo.