+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Los ecologistas recurren el uso de veneno en topillos

También exigen la suspensión de las quemas por afectar a otras especies, algunas protegidas.

 

24/01/2017

m. carnero | león

Las distintas organizaciones de defensa del medio ambiente que integran el Programa Antídoto han presentado recurso de alzada ante la Consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León exigiendo la «suspensión inmediata» de las resoluciones que permiten la aplicación de bromadiolona y la quema de vegetación en linderos y tierras agrarias.

Los conservacionistas explican que «tras 20 años de aplicación sistemática queda demostrado que el uso de veneno y las quemas de vegetación no han impedido las plagas» e insisten eu que «el impacto sobre la fauna y flora de estas medidas ha sido extensamente probado y resulta inadmisible».

Al parecer, según explican en una nota de prensa, la bromadiolona es un potente veneno en proceso de sustitución por sus constatados impactos en el medio y afirman que «su autorización contraviene la legislación vigente y posibilita que se provoquen graves daños ambientales de imposible reparación».

Por otra parte, los ecologistas defienden que «las quemas de vegetación natural y adventicia en linderos y parcelas tampoco ha resultado eficaces hasta la fecha, mientras que sí genera graves perjuicios sobre otras especies, algunas protegidas de reptiles y de aves, como alcaudones, gangas, ortegas, sisones y alcaravanes, y potenciales problemas locales de erosión y emisiones».

Las resoluciones recurridas no se ajustan a la ley, entre otros motivos, porque no hay evidencias de la existencia de una plaga y porque la administración no aporta los datos y los métodos científicos empleados para declarar oficialmente la existencia de plaga de topillo campesino en el territorio de Castilla y León.

Al contrario, según datos contrastados sobre el terreno, la abundancia de topillos ha permanecido similar o se ha reducido ligeramente desde el verano, sin haber causado daño ninguno a las cosechas de 2016. Se trata de un patrón anual común en la población de la especie.

Las organizaciones recuerdan que «las resoluciones recurridas sí son desgraciadamente eficaces para destruir la biodiversidad y las especies depredadoras de topillos», y sí afectan al resto del medio ambiente.

El Programa Antídoto está formado por nueve organizaciones: WWF España; SEO/BirdLife, Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (Fapas), Fundación Oso Pardo (FOP). Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ), Grupo para la Recuperación de la Fauna Autóctona y su Hábitat (Grefa), Ecologistas en Acción; Sociedad Española para la Conservación y Estudio de los Mamíferos (Secem) y Asociación Veterinaria para la Atención a la Fauna Exótica y Silvestre (Avafes Canarias). Al recurso se han sumado otras ONG regionales como Acenva.



Club de prensa

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla