+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

TRIBUNALES ■ EL CASO DE LA PEREGRINA

El asesino de Denise reclama en el TSJCyL la anulación del juicio

La defensa de Muñoz Blas, condenado por la Audiencia a 23 años, ve vulnerados sus derechos

 

Un momento de la vista celebrada ayer en la sede del TSJCyL en Burgos. SANTI OTERO -

13/09/2017

dl | león

El letrado defensor de Miguel Ángel Muñoz, condenado a 23 años por la Audiencia Provincial de León tras un juicio con jurado popular por el asesinato y robo con violencia a la peregrina estadounidense Denise Pikka Thiem en 2015, pidió ayer la anulación de la sentencia o una rebaja de pena sustancial.

En la vista del recurso de apelación contra la sentencia, que vio ayer el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCYL), el abogado defensor, Emilio Cortés, argumentó para pedir la nulidad del proceso que se han vulnerado los derechos del condenado porque la Policía Judicial que intervino en el caso actuó con «cierta ligereza» al detenerle e interrogarle sin presencia de un abogado.

El letrado considera que «se buscó a un culpable, no al culpable», porque había presiones procedentes del Consulado de Estados Unidos para que se resolviera el crimen.

Sin embargo, tanto el fiscal como el abogado de la acusación particular, Fernando Rodríguez, coincidieron en la vista en señalar que la detención de Muñoz Blas se produjo tras una investigación previa y «no por presiones consulares».

Fernando Rodríguez explicó que la investigación se desarrolló desde el momento del crimen, en abril, hasta la detención de Miguel Ángel Muñoz, en septiembre del mismo año.

El abogado de la familia considera que lo que se produjo en un primer momento no fue un interrogatorio sin abogado, sino una «declaración espontánea» del entonces sospechoso, que indicó a los agentes dónde se encontraba el cadáver de la peregrina.

Falta de pruebas

En la vista, la defensa se refirió también a la falta de pruebas por lo que no correspondería una condena de 20 años por asesinato, sino una de 12 por homicidio; y ha considerado que el robo con violencia, que ha supuesto una condena a tres años de cárcel, debe ser desestimado o sustituido por hurto, dado que el condenado pudo hacerse con el dinero de la víctima tras su muerte.

El abogado de la acusación particular y la Fiscalía coincidieron ayer en que el jurado popular emitió su veredicto en base a «pruebas de cargo suficientes», como la falta de lesiones defensivas de la víctima, la propia declaración del condenado y el hecho de que, doce días después del asesinato, Miguel Ángel Muñoz acudió a una entidad bancaria para cambiar a euros 1.132 dólares cuya procedencia no pudo acreditar.



Club de prensa