+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

VELILLA DE LA REINA

El pasado siempre vuelve

Las manos de 60 artesanos recrean los viejos oficios de los que vivió la zona.

 

Varios niños disfrutan de la trilla tradicional durante la celebración de la muestra. - norberto

a.v. | león
13/08/2012

En Velilla de la Reina tienen la receta contra el olvido, una fórmula que cada año, y ya van veinte, exhiben orgullosos en la plaza de El Atrio. Se trata de la Muestra de Artesanías que ayer congregó a más de sesenta artesanos que demostraron su buen hacer con las labores de antaño. Herreros, alfareros, bolilleras, carpinteros, zapateros o curtidores, en la mayoría de los casos ya jubilados, volvieron a los años en los que estos oficios les daban de comer y rescataron de la memoria las técnicas utilizadas hace varias décadas. Y es que el éxito no entiende de edad.

Como novedad, según destacaron desde la organización, la muestra contó con un tejero, natural de Navatejera que testimonió con sus manos las técnicas que se utilizaban para tratar el material. A diferencia de otras citas similares que se reparten por la provincia, la de Velilla es únicamente una demostración práctica, son muy pocos los que deciden acudir para vender.

Trasladarse a otra época resulta sencillo si la vestimenta también invita a viajar al pasado en muchos casos. Entre las mujeres con pañuelos en la cabeza y tejiendo sin máquinas, se confundía a los visitantes que miraban la escena como sacada de la historia. Aunque es precisamente lo que se pretende con la feria, recordar y no dejar que se pierda todo aquello que sirvió como motor económico de la zona, desde la miel elaborada en casa para todo el año, hasta los aperos de labranza, nada queda a la imaginación en Velilla de la Reina.

Además, la Muestra de Artesanías, organizada por la Asociciación Cultural Toros y Guirros de la localidad, también miró hacía el campo y brindó la oportunidad de conocer una trilla tradicional así como la construcción de un tapial de adobe en pleno siglo XXI.