+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Los ganaderos exigen soluciones para pastar en La Cabrera después del fuego

Asaja critica que la Junta «está cerrada en banda» y sólo estudiará «respuestas a la carta».

 

Ganaderos afectados junto a representantes de Asaja en una explotación en Villarino. RAMIRO -

28/12/2017

a. valencia | villarino/truchas

El incendio que en verano se llevó por delante 10.000 hectáreas en La Cabrera no deja levantar cabeza al sector ganadero, uno de los principales motores económicos de la zona, que ve que a las consecuencias de las llamas se suma la prohibición del aprovechamiento de los pastos. «Esto es la ruina», repiten como un mantra los afectados, que ayer celebraron en el Aula Cabreiresa de Truchas un encuentro con los responsables provinciales y autonómicos de Asaja para trasladarles la problemática y hacer presión para que la Junta haga una excepción en la ley que prohíbe pastar después de los incendios.

Jesús Fernández, ganadero de Villarino, Amelia Losada, de Losadilla, o Rafael Díez, de Robledo de Losada, son sólo tres de la quincena de ganaderos que siguen pagando cuatro meses después las consecuencias de las llamas. Resulta, además, que el problema no tiene un panorama halagüeño, pues la ley prohíbe los aprovechamientos durante cinco años. «Yo puedo tirar hasta primavera, luego...», lamenta Fernández y como él, el resto que por ahora se está viendo obligado a llevar forrajes y pienso a las vacas, las ovejas y las cabras. «Dejarlas es inviable», denuncian, «es nuestro sustento y nos están quitando el pan de nuestra mesa», utilizan como argumento para ilustrar un problema que trasciende a familias enteras.

Con este panorama, José Antonio Turrado, secretario de Asaja, trasladó ayer a los ganaderos las conclusiones de la reunión, celebrada el viernes, con el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones. Para el sindicato, los grandes perjudicados de los incendios son los ganaderos que «al prohibirles pastar se les obliga a irse de los pueblos», recordando que no hay bolsillo que soporte «alimentar durante cinco años al ganado únicamente con pienso comprado fuera de la explotación».

El compromiso de Asaja es firma. «Vamos a pelear para que la ley se cambie y no se produzcan estas injusticias», explicó Turrado, quien criticó, también, que «la Junta se ha cerrado en banda». Por el momento, según reconoció el sindicato, la consejería estudiará dar respuestas a la carta para los ganaderos afectados, de modo que tendrán que ser ellos quienes trasladen en qué fincas quieren o pueden pastar y cuales no. Después la administración lo valorará. A esto se suma que no necesariamente estas hectáreas pueden computar para el cobro de la PAC, para lo que también se exige una solución porque «supone un problema añadido», subrayó Turrado. Tras el incendio pueblos como Villarino, Santa Eulalia, Losadilla o Forna han perdido la mayor parte de su extensión pastable.

Al hilo, el sindicato reclama que la Junta levante la prohibición de pastar en La Cabrera. «No hablamos de que sea extensible a la provincia ni a la comunidad, sólo para esta comarca», aseguró el secretario, argumentando su petición en la excepcionales circunstancias de la zona, su lejanía con todo el área agrícola, las dificultades para trasladar el forraje y las consecuencias del brutal incendio.



Club de prensa