+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

RECREACIÓN HISTÓRICA

Hospital de Órbigo regresa a la Edad Media

La tradicional representación de las Justas medievales con Juan Martínez Majo como mantenedor de la celebración destaca el arraigo de la fiesta entre los vecinos

 

Tradicional representación de las Justas medievales en Hospital de Órbigo - PEIO GARCÍA

M.B.
03/06/2018

La localidad leonesa Hospital de Órbigo regresó un año más al siglo XV para celebrar las Justas del Passo Honroso con las que se recuerda la batalla del caballero leonés Don Suero de Quiñones y sus nueve acompañantes en 1434 para honrar su amada, Leonor de Tovar, en una cita declarada de Interés Turístico Regional.

En esta ocasión, el presidente del Instituto Leonés de Cultura, Juan Martínez Majo, fue el elegido como mantenedor de las celebraciones, quien destacó “el arraigo de la fiesta entre todos los vecinos de Hospital de Órbigo”.

En el acto de nombramiento oficial de Majo como mantenedor estuvieron presentes la presidenta de las Cortes de Castilla y León, Silvia Clemente, la subdelegada del Gobierno en León, Teresa Mata,y el alcalde de Hospital de Órbigo, Enrique Busto, entre otras autoridades.

Además de autoridades, las Justas Medievales del Passo Honroso atrajeron hasta el puente del Órbigo a miles de turistas, así como a caballeros y damas medievales que participaron en las diferentes actividades propuestas, como el mercado, el campamento, las diferentes exhibiciones teatrales y musicales, que sirvieron para ambientar la recreación histórica del hito de Don Suero de Quiñones.

Las celebraciones llegaron a su punto álgido en la tarde de este domingo, cuando las inmediaciones del puente de Hospital de Órbigo acogieron el torneo entre caballeros medievales.

Hasta el palenque llegó el cortejo encabezado por el rey Juan II de Castilla y la reina Isabel II de Portugal, junto a las damas y los caballeros. Allí, al igual que ocurrió en 1434, Don Suero de Quiñones revivió la hazaña de romper 300 lanzas contra todos los que quisieran cruzar el paso.

Don Suero, que llevaba al cuello una argolla y había hecho voto de ayuno los jueves en señal de amor por su dama, había pedido al rey Juan II en Medina del Campo (Valladolid) establecerse como mantenedor del paso del Órbigo y retar a todo aquel que quisiera cruzar para librarse de su esclavitud.

Finalmente, Don Suero se proclamó ganador, aunque sin alcanzar las 300 lanzas, y el caballero obtiene el amor de Leonor de Trovar, en el que, desde entonces, se convirtió en el Passo Honroso.



Club de prensa




   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla