+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CISTIERNA

«Internet invade la intimidad», según el filósofo leonés Benito García

Destaca los valores de la Biblia en su charla en el IBO

 

El filósofo leonés Benito E. García, durante la charla. CAMPOS -

22/01/2017

JOSÉ Mª CAMPOS | CISTIERNA

Según algunos de los intelectuales más despiertos, la era digital y tecnológica actual corresponde a la cuarta mutación espiritual que ha vivido la conciencia humana a lo largo de la historia. «Tras la revolución agrícola, la invención de la escritura y el paso de una conciencia tribal a una más individual, actualmente, las mujeres y los hombres, sin apenas darse cuenta, están modificando su ADN existencial; y ello es debido, en gran medida, a la sutil invasión de su intimidad que realizan los móviles e internet», afirmó el pensador y filósofo leonés, Benito E. García, en la última charla ofrecida en el Instituto Bíblico y Oriental en Cistierna

Pero esta red universal, siguió explicando, «no sólo mantiene interconectados sin descanso unos aparatos en nuestros bolsillos, sino que esclaviza nuestras mentes al alimento —¿estiércol?—, que le suministra un anónimo e invisible ‘gran hermano’ al otro lado de la pantalla». Esta distracción sistemática de uno mismo o «en-red-o» continuado, hace muy difícil que el ser humano se enfrente de veras a sí mismo y a su verdad, continuó defendiendo el profesor.

Así, la filosofía y la Biblia, saberes que precisamente tratan de rastrear el sentido auténtico o salvación de la vida humana, encuentren cada vez más como destinatarios de sus densos mensajes, a seres híbridos entre lo humano y lo cibernético que necesitan, para ser ellos mismos, su dosis diaria de Wi-Fi y de superficiales Whatsapp.

Argumentó el filósofo leonés en su charla de Cistierna que esta dramática situación recuerda mucho a la de aquellos esclavos de la caverna que relataba Platón, aunque aparentaran estar muy felices tragando imágenes falsas —creyendo que las sombras eran la auténtica realidad—, pero muy alejados del prisionero que se escapa –o del Moisés bíblico que no está a gusto en la tierra de esclavitud de Egipto– en búsqueda de la tierra prometida de su verdad.



Club de prensa




   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla