+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

La Junta aún no tiene clara su posición sobre la supresión de la caza y esperará al año 2020

 

21/03/2017

El consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, presidió ayer en el hall de la delegación territorial de León la celebración del Patronato del Parque Nacional de Picos de Europa. Con la ausencia de los consejeros de Asturias y Cantabria, las otras dos comunidades con las que Castilla y León comparte la gestión de este espacio protegido, el plan de gestión del lobo, las actuaciones pendientes y la elaboración del Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del parque, centraron el encuentro al que acudieron 45 representantes de todos los sectores implicados en la gestión del parque.

Al inicio de la sesión se aprobó el acta del anterior Patronato, que fue impugnado por un error en la convocatoria, que se comunicó con sólo tres días de antelación.

Después se estudiaron los informes de actividades y obras previstos para este año y se imformó sobre la elaboración del futuro Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG). El consejero castellano y leónes confirmó que se recogerán todas las «peticiones e inquietudes» que planteen sobre su contenido los coletivos o instituciones que se vean afectadas por su aprobación, prevista para el verano del próximo año. De hecho, comentó que tras la celebración de varias reuniones participativas con la población local se va a iniciar el expediente administrativo con la información pública formal. Suárez-Quiñones reconoció que es un proceso «complejo» y que no estará terminado antes de 2018, año en el que además se cumple el centenario del Parque Nacional de Picos de Europa.

Otro de los puntos del órden del día tratados ayer se refiere a la reforma del reglamento del propio Patronato para aplicarlo a la nueva Ley de Parques Naturales, una reglamento que impide la realización de la actividad cinegética en los espacios protegidos. A este respecto, desde la Junta de Castilla y León aun no se ha tomado una postura clara sobre si se apoyará la actividad cinegética dentro del parque, que representa uno de los motores económicos de los municipios leoneses integrados en el parque —Posada de Valdeón y Oseja de Sajambre—, o si por el contrario se aplicará la ley y se activirán las restricciones que el propio PRUG deberá comtener. A este respecto, el consejero de Fomeno y Medio Ambiente recordó que existe una moratoria aprobada por el Gobierno que permite la actividad cinegética en Picos de Europa hasta 2020. Antes de esa fecha, el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente deberá negociar con los muncipios afectados y con los propietarios de los terrenos cinegéticos posibles compensaciones por dejar de cazar dentro del parque. «Sin vida, sin municipios y sin población, no somos nada, por lo que debemos encontrar la fórmula para contribu contruibuir a la protección del medio ambiente, pero sin renunciar al disfrute y al aprovechamiento de los recursos por parte de los habitantes que residen en el parque», explicó el consejero, que reconoció que sobre este tema «queda mucho recorrrido por andar» y que no hay nada decidido.

No obstante, reconoció que al tratarse de una ley que protege valores naturales establece unas limitaciones excepcionales que tienen que compensarse con otras posibilidades económicas para que los pueblos que se enclavan dentro del parque puedan vivir. Por eso recordó que la propia Constitución española demanda que hay que conservar el medio natural pero bajo una concepción no estática sino dinámica de contribuir al desarrollo del entorno.



Club de prensa