+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

La Junta estudia declarar a León zona libre de tuberculosis bovina

La montaña de Riaño, que este año registró tres casos, es desde 2012 zona de especial incidencia.

 

Las zonas de la montaña de Riaño y Picos de Europa han sido de las más afectadas. JESÚS -

31/12/2017

maría carnero | león

Ha sido una de las peores lacras que ha sufrido la ganadería de la montaña leonesa y que, junto con la brucelosis, más explotaciones se ha llevado por delante en los últimos años.

La tuberculosis es una enfermedad crónica de los animales provocada por la bacteria Mycobacterium bovis, que en muchos casos, como ha ocurrido en la montaña de León, ha sido transmitida por la fauna salvaje, especialmente por jabalíes o ciervos.

De los cerca de 330 casos positivos detectados en la provincia en 2015, este año 2017 se ha cerrado la campaña con sólo tres, uno de ellos pendiente de confirmación, según avanzó el director general de Producción Agropecuaria e Infraestructuras Agrarias, Óscar Manuel Sayagués, que aseguró que la situación de la provincia es «muy favorable», por lo que pronto se solicitará sacarla de la zona de especial incidencia. «Esto significa que en los últimos años se han hecho bien las cosas y que mas medias puestas en marcha para frenar esta enfermedad han dado resultado, lo que también hay que agradecer a los ganaderos que han colaborado muy estrechamente con la administración autonómica para conseguirlo», declaró el director general.

De los tres casos detectados este año, el primero de ellos se produjo en junio en una ganadería de Boca de Huérgano, cuyas cabezas se lograron recuperar, y las otras dos en Oseja de Sajambre. En una de ellas se procedió al vaciado de las instalaciones, lo que significa sacrificar todas las cabezas, mientras que la otra está pendiente de confirmación, lo que implica tener en ganado inmovilizado para salir a pastar, aunque no para su venta en los mataderos.

Casos «muy puntuales»

A pesar de estos casos, para el director general estas cifras son meramente testimoniales y muy puntales teniendo en cuenta de que son ganaderías que están muy próximas a piezas de caza —se encuentran cinegética en la reserva de Riaño—, que pueden ser portadoras de esta enfermedad. A pesar de ello, fuentes de la consejería han confirmado que las muestras de jabalíes analizadas en la zona han dado también negativo.

En 2012, ante el avance de esta enfermedad en la comarca de Riaño, la Junta de Castilla y León la declaró zona de especial incidencia de tuberculosis. Con esta declaración se trataba de solucionar el rebrote de esta enfermedad, que llegó a afectar al seis por ciento de las explotaciones ganaderas de la comarca, cuando la media en la comunidad era del 1,5%, y evitar que se propagara a otras zonas limítrofes de la provincia o de la comunidad. Además, esta figura implicaba la adopción de una serie de medidas específicas contempladas en la Ley de Protección Animal que han permitido conocer a lo largo de estos años el origen de este mal y que ha permitido a los ganaderos colaborar con la administración autonómica. Entre las medidas puestas en marcha para luchar contra la tuberculosis se contempla la realización de un plan epidemiológico específico, un seguimiento personalizado de los ganaderos afectados, una sistematización de las pruebas, la creación de una comisión de seguimiento y la puesta en marcha de un sistema complementario a través de microchip para los animales afectados.



Club de prensa

   
1 Comentario
01

Por Román 11:58 - 31.12.2017

En múltiples ocasiones he conocido este tipo de información, pero como no soy entendido en la materia me gustaría conocer la incidencia que esta enfermedad tiene en la ganadería y en los humanos que conviven con los animales y en la que los consumen.