+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

EN LA HISTORIA DEL CINE DOCUMENTAL

León da la batalla en la película minera

Las movilizaciones de 2012, en las que los mineros leoneses se batieron por el sector hasta el final, entran en la historia del cine documental con ‘ReMine’, de Marcos M. Merino

 

Fotogramas de la película ‘ReMine’ tomados en las batallas campales de Ciñera, la III Marcha Negra a su pasopor La Robla, con las columnas asturianasy leonesas ya unidas,y la emotiva llegada a Madrid - DL

ANA GAITERO | LEÓN
14/12/2014

«¡Vienen los mineros! ¡Vienen los mineros!», repetía la gente cada vez que la Marcha Negra llegaba a un pueblo. En Tordesillas, atravesando los campos de Castilla, una mujer baja emocionada desde la plaza Mayor. Sin saberlo, se cruza con otro minero. Gabriel Moncada, fue picador en el pozo Santiago (Asturias). Ahora está jubilado. Y llora. Llora por los mineros, leoneses y asturianos, que cruzan Castilla en busca del pan. «¿No ves cómo voy?», exclama mostrando el antebrazo. ¿Tiene la carne de gallina? «Voy llorando», afirma quitándose las gafas oscuras y secándose las lágrimas.

Las movilizaciones de los mineros del 2012, en protesta por el recorte brutal a las ayudas al sector, del 63%, fue contemplada con esperanza desde las calles que veían desfilar a la columna que iba a pie a Madrid.

Cuando los antidisturbios entraron en Ciñera lanzando pelotas y gases lacrimógenos a los mineros, las imágenes que salían en los telediarios parecían de película. Era la dura realidad. Se lanzaron a la calle y a las carreteras, primero en batalla campal y luego para llegar a andando a Madrid desde todas las cuencas de España.

«Los mineros llevan un siglo peleando y siguieron haciéndolo para no tener una muerte prematura», explica el periodista Marcos M. Merino, que aquellos días de junio a agosto del 2012 se echó a la calle con su cámara y se puso a grabar. El resultado es ReMine, una película documental de 101 minutos que reconstruye «el último movimiento obrero» tal y como reza el subtítulo del trabajo audiovisual. Una narración marcada por el curso de los acontecimientos y contada por las voces de sus protagonistas, sin estereotipos ni lugares comunes. «Ha calado incluso en las cuencas esa imagen del minero como trabajador privilegiado, pero yo no me atrevo a juzgar a un señor que baja a trabajar a 700 metros», subraya. Y prejubilados, agrega, los hay en la banca y en la administración y «sin riesgos para su salud».

La gente sale del cine con una sensación agridulce. «Es muy triste ver que no se consiguió nada y la situación de las cuencas con una continua destrucción de empleo», admite el director. ero, como ha dicho R. L. Bande, la película «captura un último aliento en la historia universal de la dignidad». Esa es la parte más satisfactoria para los protagonistas de la épica minera que ahora viven la tragedia del carbón. inevitable del fin del carbón.






Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla