+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

TESTIMONIOS MINEROS

El MSM de Sabero proyecta el documental 'Vegamediana. Tierra de frío y polvo'

El museo lleva una década recuperando testimonios de los trabajadores del sector

 

Instalaciones del Museo de la Siderurgia y la Minería de Castilla y León en Sabero. - CASTRO

DL / EDICIÓN DIGITAL
14/02/2018

El Museo de la Siderurgia y la Minería de Castilla y León, con sede en Sabero, proyecta el viernes a las 19.00 horas 'Vegamediana. Tierra de frío y polvo', un documental de producción propia realizado con testimonios recogidos en el proyecto de investigación Memoria Oral de la Minería.

A lo largo de los últimos diez años el museo ha llevado a cabo este proyecto de recuperación de la memoria de la minería, realizando más de trescientas entrevistas a antiguos trabajadores del carbón de diversas cuencas de la comunidad, con el objetivo de que no caiga en el olvido el trabajo y la cultura minera, señala el centro.

El centro está elaborando desde el año pasado diversos documentales utilizando algunos de estos valiosos testimonios, para dar visibilidad pública al proyecto. Así, bajo el nombre 'Palabra de Minero', ya se han producido y proyectado los títulos 'Muerte en la mina', 'Así me hice minero' y 'Mujer y mina'. En esta ocasión, 'Palabra de Minero' se centra en una de las instalaciones más emblemáticas de la Cuenca Minera de Sabero, el lavadero de Vegamediana de la empresa Hulleras de Sabero y Anexas S.A, para dar a conocer cómo era y cómo funcionaba un lugar que llegó a tener setecientos trabajadores. Su ejemplo es extrapolable al de otros muchos lavaderos mineros, el sitio en el que se lavaba y clasificaba el carbón antes de salir a la venta.

Vegamediana fue mucho más que un lavadero, ya que durante décadas tuvo la categoría de pueblo, con más de un centenar de personas viviendo en él, compartiendo espacio con las instalaciones industriales en unas condiciones penosas, envueltos continuamente en una nube de polvo de carbón. Junto a las viviendas de estos vecinos, trabajadores en su mayoría de la empresa Hulleras de Sabero, también convivían en un pabellón los trabajadores recién llegados y que aún tenían lejos a su familia.

En un reducido espacio, entre el rio Esla y la montaña, en Vegamediana apenas entraba el sol durante meses, acumulándose helada tras helada, por lo que era uno de los destinos más duros dentro del trabajo minero. Junto a la labor principal de lavado y clasificación de carbones, este lugar albergaba también una fábrica de briquetas y ovoides, unas baterías de hornos de cok y los talleres generales de la empresa, además de otros muchos servicios auxiliares. Junto a ellos compartían espacio un economato, una cantina, un comedor y hasta una escuela con una treintena de niños, cuya afición favorita era ver las muchas locomotoras de vapor que surcaban el laberinto de vías que se extendía por Vegamediana, trayendo el carbón de la mina y llevándolo a la vecina estación del tren hullero La Robla-Valmaseda en Cistierna.

El documental recoge además de una importante colección de fotografías de Vegamediana, más de setenta testimonios de veintitrés trabajadores de este lavadero, que van relatando cómo eran las instalaciones, el trabajo que en ellas se realizaba y las condiciones del mismo.



Club de prensa