+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

prioro

Regresan de nuevo las merinas

Unas 1.200 ovejas, 800 de ellas de Badajoz, protagonizan la fiesta de la Trashumancia.

 

La llegada de las ovejas se convirtió en todo un acontecimiento ayer en Prioro. - CAMPOS

Participante en el consurso de siega. - CAMPOS

josé mª campos | prioro
28/06/2015

Prioro vivió ayer la XXII edición de la fiesta de la trashumancia que tuvo como novedad la vuelta de los rebaños trashumantes de Extremadura. Esta fiesta se caracterizaba por el recibimiento de los rebaños trashumantes, los cuales llevaban cuatro años sin sumarse a esta fiesta. Esto ha hecho que su vuelta haya causado mucha expectación entre el numeroso público que se dio cita en el día de ayer para presenciar este espectáculo.

Vivir de nuevo el recibimiento del ganado en esta fiesta ha sido posible gracias a la Asociación de Pastores Trashumantes y la cooperativa extremeña Oviso, firmantes del convenio que ha permitido que desembarcaran en Prioro 800 ovejas procedentes de la localidad de La Siberia, en la provincia de Badajoz, y otras 400 de Secos del Porma en León. Trashumantes y trasterminantes se unen en un rebaño mancomunado para recuperar el pastoreo tradicional en los puertos de la montaña oriental.

Es una primera llegada de rebaños para conocer las condiciones de esta montaña leonesa y sus pastos. El objetivo es ampliar la trashumancia a más rebaños en los próximos años si cuaja la experiencia de este primer verano en León.

Concurso de siega

Dentro de la amplia variedad de actividades ha destacado el concurso de siega con guadaña cuya victoria ha estado disputada como es habitual entre Paulino de Tejerina, que fue el más rápido, y Felipe Pablos de Taranilla, mientras que la tercera plaza fue para José Antonio Rodríguez de La Riba. El concurso de la siega se basa en la rapidez para segar el tramo marcado y la limpieza del mismo. Es una oportunidad para conocer una tradición de los pueblos cuando aún no habían llegado las nuevas máquinas segadoras. Otras de las actividades que se han desarrollado por la mañana han sido la lucha leonesa o el concurso exhibición de perros mastines. Paralelamente la gente pudo adquirir productos agroalimentarios en los diferentes puestos. Además como viene siendo tradición cientos de personas se sumaron a la degustación de la comida típica pastoril. Por la tarde hubo roscas y chocolatada. La fiesta por la noche se trasladó a Tejerina otro de los pueblos con pastores trashumantes.



Club de prensa

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla