+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

La remolacha más sostenible se trabaja aún con medios obsoletos

La vega donde se construyó la fábrica de La Bañeza será la última zona que se modernice.

 

Una máquina recoge remolacha en la vega del río Tuerto. MARCIANO PÉREZ -

02/01/2017

A. Domingo | Redacción

Las mismas tierras que en el primer tercio del siglo XX motivaron la construcción y apertura de la fábrica azucarera de La Bañeza son hoy las que peores condiciones presentan para el cultivo de la raíz por sus obsoletas infraestructuras de riego. Se da la circunstancia de que su cercanía a La Bañeza las convierte en las fincas que más bonificación —dos euros por tonelada de remolacha tipo— obtienen según el Acuerdo Marco Interprofesional (AMI) del sector por producir la remolacha más sostenible, es decir, aquella que se sitúa a menos de 20 kilómetros de la instalación industrial y, por tanto, menos contamina su tranporte.

Según el secretario general de la organización Agraria Asaja, José Antonio Turrado, estas vegas serán las últimas tierras de la provincia que se modernicen, si bien es cierto que el nuevo plan de infraestructuras de la Junta, que contempla las actuaciones hasta 2020, tiene previsto actuar en el Canal de Villares, situado en estos terrenos, según se informó en la presentación general del programa.

«Hoy un inversor construiría la azucarera en otro lugar», señaló Turrado, que considera que la planta de Azucarera Iberia «no está en el mejor punto estratégico y logístico». Lo lógico sería una fábrica rodeada de cultivo y esos 20 kilómetros con el regadío modernizado sólo se da en el Páramo y fue la llegada de las últimas técnicas en este campo lo que dio la vuelta a la tortilla, dejando atrás a las vegas en la carrera de la competitividad en la agricultura, pese a disponer de un suelo francamente malo para la agricultura. Al sur de la fábrica, los valles del Eria, Duerna y Jamuz carecen de agua suficiente y la posibilidad de embalsar ya la desechó el Gobierno central, en la era Zapatero. Sólo los pozos dan agua a estas tierras.

Quienes defienden que la mejor tierra de la provincia se encuentra en la confluencia de los ríos Tuerto, Duerna y Órbigo también apuntan que es precisa una reconcentración parcelaria para incrementar la competitividad del sector agrícola, además de la modernización del regadío. De ahí que Azucarera vea, en estos momentos, mejores oportunidades en Payuelos que a pie de fábrica. «Convencer a un agricultor de Payuelos para que siembre remolacha supone añadir 25 hectáreas de cultivo de golpe, mientras que a pie de fábrica sumar este terreno supone «de cinco a seis agricultores», aseguró Turrado.

Para Turrado, el negocio de azucarera se localiza 40 kilómetros a la redonda de la fábrica bañeza y si se amplia la zona a 70 kilómetros con Payuelos como objetivo es «por el tamaño de las fincas y la fácil mecanización de la siembra y la recolección con la contratación de servicios a terceros». El mapa agrario de la provincia «ha cambiado mucho» con respecto a la época en la que se construyó la fábrica de La Bañeza y no se han abierto nuevas factorías, sostiene.

Pero hay agricultores de las vegas que creen en el potencial del cultivo y apuntan que mientras en la Valduerna y la Valdería no queda casi población, en las vegas bañezanas aún hay agricultores con posibilidades de producir.



Club de prensa