+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

GENTE DE AQUÍ

Tras las huellas de la belleza felina del montés

Es una de las especies más emblemáticas y a la vez desconocidas de la Cordillera Cantábrica. A falta de estudios oficiales, el trabajo del biólogo lacianiego Héctor Ruiz arroja más luz sobre el misterioso gato montés

 

El lacianiego Héctor Ruiz lleva diez años estudiando la especie. -

02/01/2018

maría carnero | león

Se trata de una de las especies más emblemáticas de la Cordillera Cantábrica, y sin embargo, una de las más desconocidas, y no precisamente porque esté amenazada o esté en peligro de extinción. El gato montés goza de una buena salud en la provincia de León. Lo dice una de las personas que más conoce a la especie en León, Héctor Ruiz, un joven biólogo de Laciana que lleva desde 2007 estudiando y observando a este peculiar animal, y coautor del blog Gato Montés Cantábrico. «Es una especie que muchas veces queda enmascarada bajo otras especies más totémicas haciendo que no se le preste la atención que merece», afirma Ruiz. De hecho, ni la Universidad de León ni la Junta de Castilla y León disponen de estudios ni informes que arrojen un poco más de luz sobre este especie (población, amenazadas, costumbres). «Es una lástima que hasta que una especie no está en serio peligro de extinción la administración no se preocupe de su estudio», denuncia este biólogo.

Lo que sí se sabe gracias al trabajo de Héctor Ruiz es que la mayor parte de la población se concentra en la Cordillera Cantábrica, sobre todo en la montaña palentina, Laciana y Alto Sil, donde es más fácil su avistamiento. Son animales muy diurnos, misteriosos y autosuficientes.

Su belleza no ha pasado desapercibida para el creciente turismo de naturaleza, más conocido como ecoturismo, que organiza salidas al campo para el avistamiento de esta misteriosa especie. «Esta actividad puede convertirse en algo contraproducente para la especie, ya que se ha demostrado, por el análisis realizado en las heces de los animales observados, que presentan un alto grado de estrés cuando, ya que se sienten amenazados», explica este biólogo.

El montés se distingue del gato doméstico en el tamaño de su cabeza, que es mayor, y sus orejas más pequeñas. Su rostro es más achatado y el hocico es corto. Los bigotes o vibrisas son largos, gruesos, blancos y caídos lo que le da un aspecto peculiar. Sus patas son cortas y robustas. Una de las características que más identifican al gato montés al observarlo en el campo es la línea dorsal oscura que llega desde el final de la nuca hasta el principio de la cola, otro de sus rasgos que más lo distinguen. Esta es gruesa y roma en la punta dándole un aspecto de robustez, con una maza oscura en la punta y anillos negros que normalmente se corresponden con dos muy patentes y un tercero menos marcado.

Su principal fuente de alimento está en los roedores de todo tipo (ratones, topillos, ratas), en determinados pájaros, reptiles y en los conejos, aunque estos escasean más en la Cordillera Cantábrica. Es una animal muy astuto. De hecho, siempre trata de capturar las presas que le reporten un menor esfuerzo, para ahorrar la energía que le pueda faltar cuando el alimento escasea. Al margen de la inevitable cadena trófica, es un animal ágil y huidizo, lo que le mantiene a salvo de otras especies como el lobo o el águila real, sus principales enemigos.

Una de sus principales amenazas, al margen de los constantes atropellos en la carretera o de la acción de los cazadores furtivos, —para los cuales es por desgracia una preciada pieza—, es la hibridación. Su apareamiento con gatos domésticos, cuya área de campeo se solapa con la de ejemplares monteses, es la causa de declive en países como Escocia. Sin embargo los encuentros con estos suelen ser violentos y no pasan de unos cuantos bufidos y arañazos. La transmisión de enfermedades por parte de gatos domésticos puede ser otro riesgo para la especie aunque no existe ningún estudio al respecto.

Un gato montés. FOTO DE HÉCTOR RUIZ






Buscar tiempo en otra localidad