+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Un ‘sí, quiero’ con acento lacianiego

Manuel y Laura celebraron sus Bodas de Oro rescatando las raíces de la tierra.

 

Laura y Manuel, acompañados por los padrinos de la boda, en un momento de la ceremonia. - bruno

laura sutil | villablino
05/08/2013

Dar el ‘sí, quiero’ cincuenta años después y hacerlo «para recuperar las raíces de la tierra». Ésa es la esencia de la boda tsacianiega según Manuel, el novio que ayer renovó sus votos matrimoniales en Villablino siguiendo los patrones de otro tiempo. La celebración puso punto punto y final al Mercáu Tsacianiegu organizado durante este fin de semana por 30 artesanos de la localidad.

Ante las miradas de los curiosos que acudieron a la iglesia de San Miguel, Manuel, de origen tsacianiegu pero vecino de Madrid, esperó impaciente a la novia. Unos minutos después llegó ella, montada en una calesa tirada por un caballo y acompañada por el padrino de esta renovación de votos a la vieja usanza.

Los cuatro protagonistas, novios y padrinos, iban ataviados con los trajes tsacianiegos que pasan de boda en boda. En el caso de la mujer se compone por una falda, el dengue y un manteo que Laura, la novia, se colocó en la cabeza antes de acceder al templo.

Tras la ceremonia, que incluyó unas palabras en patsuezu, variante del asturleonés propia del valle de Laciana, unas jóvenes cantaron a los novios antiguas canciones de boda. A continuación, ambos fueron montados en carro de caballos hacia La Casona que congregaba los puestos artesanos. Una vez allí, los novios fueron homenajeados por los artesanos y vecinos con una serie de bailes regionales acompañados por el pandeiru cuadráu. La nostalgia de otros tiempos resurgió en los paladares de los presentes con el sabor de la recha: pan con manteca, el que fuese plato de bodas típico de los enlaces en estos valles mineros.

En La Casona, rodeados de los puestos de artesanías y gastronomía propia de la zona, los novios celebraron su banquete de bodas. Una comida para 70 personas, elaborada por todo el gremio de artesanos de la comarca y compuesto por arroz con carne, chorizo y profiteroles.



Club de prensa

   
1 Comentario
01

Por Mr Hyde of Brewer St. 8:33 - 05.08.2013

Creo que estas tradiciones vienen de mucho antes de que "estos valles mineros"... De hecho, esa zona, más antiguamente, era agrícola y ganadera. Luego ya vinieron las minas.Ni bailes ni vestimentas ni tradiciones tienen que ver con la mina (industria). León nunca debió abandonar la agricultura y la ganadería, pero esa es mi opinión.Otros tendrán otras.