+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

SAHAGÚN

UPL deja el tripartito por la «gestión caótica y partidista» del alcalde

El equipo de gobierno se queda con cuatro ediles frente a siete de la oposición

 

Rosa Rodríguez, junto a Sendino, en la sede de la UPL, donde explicó su dimisión. DOMINGO -

12/01/2018

A. Domingo | Redacción

Se veía venir y al final fueron los Reyes Magos los que trajeron al Ayuntamiento de Sahagún la renuncia de la concejala de la UPL, Rosa María Quintanilla, a sus cargos como segunda teniente de alcalde y concejala de Cultura y Turismo en el equipo de gobierno del socialista Lisandro García de la Viuda. La leonesista pasa a la oposición «desilusionada» por la gestión «caótica» y «marcadamente partidista» del regidor, desde que el tripartito PSOE-UPyD-UPL se quedó en minoría al abandonar su grupo uno de los concejales de la formación magenta: Javier González Tocino. Con la marcha de Quintanilla, el equipo de gobierno se queda ahora con cuatro concejales frente a siete de la oposición.

Quintanilla presentó ayer su renuncia a sus responsabilidades de gobierno y por la tarde compareció ante la prensa para explicar su decisión, arropada por el secretario general de su partido, Luis Mariano Santos, y el vicesecretario, Eduardo López Sendino. Destacó un primer año de mandato «provechoso, con una gestión respetuosa» en el tripartito que fructificó en la unificación de los tres centros escolares, la ampliación de la escuela infantil al tramo de 0 a 3 años, el aparcamiento de la plaza de Santiago, el gimnasio municipal y la apertura de Fisiomer, entre otros logros.

Sin embargo, el abandono de González Tocino no sólo dejó en minoría al tripartito, sino que supuso la desaparición de la junta de gobierno local, promovida por la oposición. Si bien una sentencia anuló este acuerdo plenario, De la Viuda permitió una nueva votación del asunto, pese «al informe contrario» de la secretaría municipal. De esta manera, el PP y el edil no adscrito dieron al alcalde «la práctica totalidad de las funciones» del tripartito y se pasó de una gestión compartida tornó en «marcadamente partidista», condicionando «proyectos de envergadura como la construcción del centro de salud y la gestión de los servicios de la estación de trenes».

La «opacidad» se instaló en el Ayuntamiento, «con adjudicaciones más o menos a dedo», sin libre concurrencia y sin publicidad, con claro perjuicio de los intereses municipales y sin que el resto del equipo de gobierno tuviera conocimiento». A esto se une «la crisis interna del Partido Socialista», de tal suerte, señaló la concejala, que el cambio político que contemplaba el pacto de gobierno, basado en la «honestidad, transparencia, austeridad, participación popular e igualdad de trato», se convirtió en «partidismo absurdo y excluyente, desorganización, gestión improvisada e inconexa y el freno de los proyectos» para el municipio y la comarca.

Rosa Rodríguez asegura que se tomaron «decisiones transcendentales sin que se me haya tenido en cuenta ni si me haya informado», incluso en su propias áreas. La falta de diálogo —el tripartito pasó «de reuniones quincenales a no vernos»— llegó al punto de que «me enteraba de cosas cuando llegaba al pleno», porque en ocasiones el diálogo del alcalde con el jefe de la oposición, Emilio Redondo (PP), era más fluido que el que mantenía con ella, aseguró. Rodríguez no se ha planteado participar en una moción de censura.

Luis Mariano Santos manifestó que su partido advirtió al PSOE de la situación «para reconducirla» y apuntó mantendrá el apoyo a los proyectos principales de la villa.



Club de prensa

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla