+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Villamañán pelea por su patrimonio

A vueltas por la propiedad de la huerta del convento

El Ayuntamiento defiende con documentos que adquirió el solar en 1847 y que el Estado lo registró a su favor «sin justificación» en 1991.

 

Tapia de la huerta del convento de Villamañán, situada junto a la carretera CL-621. MEDINA -

Imagen de la torre del convento. MEDINA -

19/01/2017

Armando medina | valencia

El Ayuntamiento de Villamañán está realizando todas las gestiones necesarias para recuperar la propiedad de la huerta del convento de san Pedro de Alcántara, que el Estado registró a su favor en el año 1991. El consistorio estima que lo hizo sin ninguna base y que el municipio es su legítimo propietario basándose en una ingente documentación.

En los últimos días el alcalde, Higinio García, ha mantenido dos reuniones con la subdelegada del Gobierno, Teresa Mata, para desatascar las posturas. La primera toma de contacto tuvo lugar el pasado 9 de enero. Y este mismo lunes, día 16, se produjo la segunda reunión. «La disposición de la subdelegada ha sido muy buena. Existe muy buena sintonía», aseguró ayer el regidor.

El Ayuntamiento basa sus alegaciones en diversa documentación. Haciendo un poco de historia, en el año 1626 el Regimiento de Villamañán compra un solar a las Puertas de Laguna que cede a los franciscanos para construir una abadía, que se levanta con la ayuda de los vecinos y se inaugura en 1633. Los frailes la ocupan durante más de doscientos años y la abandonan en 1835. Poco después, en 1842, el Estado cedió el usufructo del edificio al Ayuntamiento para destinarlo a cárcel, escuela de primeras letras, cátedra de latinidad y pósito.

La compra de la huerta

Pero la fecha clave es 1847. Fue ese año en el que el Ayuntamiento compra la huerta del convento. El 15 de enero la corporación municipal consulta a la Hacienda Nacional la cantidad que habría de pagar por la huerta y corrales del convento. El 12 de marzo la corporación fue informada que dicha compra estaba autorizada por el Jefe Político de la Provincia por un precio de 41.000 reales, con escritura a favor del Común de Villamañán. Están documentados, incluso, los pagos realizados.

A partir de ese momento, el Ayuntamiento siempre ejerció como propietario. Tal es así, que ya en 1849 arrendó la huerta a Juan Marcos, en 1867 la utiliza como vivero de árboles, en 1873 cede la huerta para construir una plaza de toros, en 1880 deja una parte a varios vecinos para hacer viviendas, en 1860 vende una pila de piedra que había en los corrales... Todo perfectamente documentado. Y siempre ejerciendo el Ayuntamiento como propietario de la huerta.

Otra justificación muy importante tiene lugar en 1897 cuando el Estado expropia y paga al Ayuntamiento (lo que lo reconoce como su legítimo propietario) la cantidad de 7.088,87 pesetas por una parte de la huerta para construir la actual carretera Mayorga-Hospital de Órbigo (CL-621).

En 1928 fue también el Ayuntamiento el que cedió a las monjas, que años antes se habían instalado en el convento, la huerta durante el tiempo que éstas estuviesen en el mismo, donde permanecieron hasta abril de 2013, fecha en la que la huerta debería haber revertido al Ayuntamiento, cuya propiedad nunca ha perdido, defiende.

Por razones sin justificar, en el año 1991 el Estado la inscribió a su nombre en el Registro de la Propiedad como parte de todo el recinto del convento. Pero el Ayuntamiento defiende que la huerta, que ocupa un espacio de cerca de una hectárea en pleno casco urbano, es suya ya que la compró en 1847 y, desde entonces, ni la ha vendido ni ha sido expropiada, ni ha existido ningún otro procedimiento de enajenación.

Por todo ello, el Ayuntamiento se dirigió a la subdelegación del Gobierno, como representante del Estado en la provincia, para intentar poner solución a este problema de propiedad.