+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Basura mental

 

Vanessa Carreño
28/01/2018

Es usted de los que piensa que su felicidad depende de lo que le pasa y de lo que tiene? Pues ya le digo yo que no. En gran parte, y sobre todo, su felicidad depende de su manera de pensar. Y si no, recuerde uno de esos días en que se levanta de buen humor y con un montón de energía. A partir de ahí todo sale bien. ¿No es esa actitud lo que le está ayudando a bordar el día?

Ahora piense en un día en que se despierta triste, le cuesta arrancar y todo se le hace cuesta arriba. Pasan las horas y parece que cada vez va peor. ¿Qué está pasando? ¿De verdad está siendo un día tan malo o es usted quien lo está provocando por poner el foco en todo lo que sale mal? Le garantizo que la opción correcta es la segunda.

Dicho esto, aquí tiene cinco maneras de pensar que le pueden estar haciendo infeliz:

n Repetirse que las cosas tendrían que ser diferentes. Su familia, su pareja, su trabajo, usted… Empiece por valorar y aceptar su vida como es, y después haga por cambiar lo que no le gusta.

n El «tengo que». Tengo que hacer esto, tengo que terminar lo otro… La mayoría de las exigencias y las obligaciones que tenemos en nuestra vida nos las ponemos nosotros, por ejemplo con nuestra forma de hablar.

n Pensar que ya tendrá tiempo para lo importante mañana. Si invierte su tiempo en cosas que le dan lo mismo y deja sus prioridades para mañana es muy posible que termine por no disfrutar de ellas nunca.

n Darle demasiada importancia a las cosas. A la mayoría nos hace falta aprender a relativizar y a darle a cada cosa la importancia que tiene, en vez de enfadarnos y disgustarnos por auténticas tonterías. Si dentro de cinco años no se va a acordar de eso, es que no merece la pena dedicarle ni un segundo más.

n Leer la mente. No tiene una bola de cristal con la que leer lo que los demás piensan o cuál era su intención al hacer algo. Entienda que cada persona tiene sus valores, sus inseguridades y sus creencias, y pregunte antes de dar por hecho. Si no lo hace, su vida estará siempre plagada de conflictos y malentendidos.