+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Cizañeras

 

Vanessa Carreño
18/02/2018

Piense en una de esas personas cizañeras, que siempre anda contando chismes y hablando mal de los demás. ¿La tiene? Pues sepa que su mente hace lo mismo que esa persona. Le cuenta historias que no son, le hace pensar mal de los demás y está siempre provocando conflictos.

¿No se lo cree? Pues fíjese en estas tres mentiras, porque seguro que alguna se la ha ido contando esa cabecita suya.

—Si esto es importante para mí, también debe serlo para ti. Seguro que su mente alguna vez le ha dicho que el otro debería darle valor a lo mismo que se lo da usted y ser como usted considera que hay que ser. Por ejemplo, agradecido, tolerante o respetuoso.

Pues bien, estos son sus valores, pero el otro no tiene por qué compartirlos. Cada uno elige a qué valores ser fiel, y ha de respetar que los demás tengan valores diferentes. Puede que usted valore el compromiso y sea de los que nunca cambia una cita, pero puede que el otro valore más la flexibilidad y se sienta libre para cambiarla una hora antes.

—Te pido que me comprendas antes de comprenderte yo a ti. Cuando surgen conflictos, las personas solemos pedirle a la otra parte que se ponga en nuestro lugar antes de levantar un pie para acercarnos al suyo. ¿Y si antes de pedirle al otro que vea las cosas como las estoy viendo yo, me preguntara cuánto esfuerzo estoy haciendo yo por ver las cosas como esa persona? ¿Qué cree que cambiaría si todos hiciéramos el esfuerzo de comprender antes de pedir que nos comprendan?

—Te observo, te juzgo y te condeno. Nuestra mente se pasa el día juzgándolo todo. “Esto está bien, esto no está bien” / “Es una buena persona, no es una buena persona” / Le quiere, no le quiere” / “Me trata bien, no me trata bien” / “Se ha portado bien, se ha portado mal”… ¿Se da usted cuenta de que vivimos en un juicio permanente en el que lo criticamos y lo comparamos todo?

Y es que a nuestra mente le cuesta mucho entender que no hay una única manera de hacer las cosas y que no siempre hay que hacerlas a nuestra manera.

¡Sólo faltaría!

Buscar tiempo en otra localidad