Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Diario de León | Jueves, 24 de julio de 2014

Cómo, cuándo y dónde nació España

Habitualmente se asegura que el país nació a partir de Castilla. Es una afirmación que se repite una y otra vez, pero la Historia nos enseña otra cosa. Tal y como decía Anselmo Carretero, «León hizo España y Castilla la deshizo»

28/02/2009

|||| La mayoría de los historiadores y cronistas tienen muy claro dónde nació España. Lo dicen alto y claro: en Castilla. No me refiero sólo a los historiadores modernos, sino también a los antiguos. Ya en la Edad Media apostaron por Castilla como continuadora de la España romana y del imperio visigodo. Las crónicas de los historiadores medievales más famosos así lo demuestran.

Podemos empezar por el historiador medieval más importante: Rodrigo Jiménez de Rada. Don Rodrigo nació en la ciudad de Rada, Navarra, en el año 1170, y murió en 1247. Rodrigo Jiménez de Rada llegó a ser arzobispo primado de Toledo y canciller de Castilla. Escribió De Rebus Hispaniae , Los Hechos de España. Jiménez de Rada utilizó para su obra los cantos de gesta y leyendas castellanas, que en su mayoría no tienen nada que ver con la realidad de la Historia.

Don Rodrigo llevaba a Castilla en el corazón y era partidario de la hegemonía de Castilla sobre León. Se puede decir que, cuando terminó de escribir su obra en el año 1243, León y su reino estaban en el olvido, como si nunca hubieran existido.

Después de Jiménez de Rada viene Alfonso X, el rey llamado Sabio. Alfonso X escribió, aunque se cree que su intervención personal fue muy reducida, la primera Crónica General, Estoria de España. Esta «Estoria» copia literalmente la mayor parte de los textos de don Rodrigo Jiménez de Rada. Escribió en los mismos términos que el arzobispo y con las mismas conclusiones.

Otro de los historiadores más famosos fue Ambrosio de Morales, que  nació y murió en Córdoba (1513-1591). Este historiador se hizo famoso por ser el profesor de don Juan de Austria. Llegó a ser cronista del Reino de España. Escribió la obra Crónica General de España . En ella cuenta, textualmente, lo siguiente: «A los que deseen saber por qué nuestros reyes se intitulaban primero de Castilla y luego de León, siendo el Reino de León más antiguo y de una dignidad incomparablemente mayor que el de Castilla, se les puede dar esta causa. Fernando I era varón y rey de Castilla, y su mujer, doña Sancha, reina de León. Quiso Fernando unir ambos reinos y su nombre y el de su reino tenían que preceder al de la reina y al de León. Así el Reino de León perdió su precedencia y su dignidad en beneficio de Castilla».

No podemos olvidarnos del que es posiblemente el más emblemático de todos los historiadores de España: Modesto Lafuente. Éste es el que ha llegado más lejos en sus afirmaciones. No solamente niega la existencia del Reino de León, sino también del asturiano (astur). En el tomo VI de su Historia General de España dice lo siguiente: «El engrandecimiento de la Monarquía Castellana se hizo bajo el cetro de los Alfonsos. ¡Qué galería regia tan brillante esta de los Alfonsos de Castilla! Alfonso I el Católico, Alfonso II el Casto, Alfonso III el Magno, Alfonso V el de Calatañazor, Alfonso VI el de Toledo». Otros monarcas castellanos, los Ramiros, los Sanchos los Fernandos, también van asociados a las gestas gloriosas de Castilla. Modesto Lafuente llama castellanos a los monarcas astures y leoneses y desconoce la existencia de los dos reinos.

Con todas estas fuentes, con historias manipuladas en unos casos e inventadas en otros, los historiadores modernos y actuales han escrito sus páginas y sacado las mismas conclusiones: España nació en Castilla. Veamos algunos ejemplos muy claros que lo demuestran.

El catedrático de la Universidad de Valladolid, Pedro Carasa Soto, escribió textualmente: «Los pilares más importantes de la Historia de España son algunos héroes castellanos como Viriato, Recaredo, el Cid...» ¡Qué barbaridad, llamar castellanos a Viriato y Recaredo! Más adelante continúa  el mismo catedrático: «La Castilla Medieval es la hacedora de España»

El catedrático de la Universidad de Burgos, Antonio Fernández Sánchez, escribió textualmente: «La unidad de España la impone Castilla. España es una cosa hecha por Castilla»

Algunas frases famosas:

Ortega y Gasset: «Castilla hizo España y Castilla deshizo España». Sánchez Albornoz: «Castilla hizo España y España deshizo a Castilla». Julián Marías: «Castilla se hizo España». Otra frase famosa: «Ancha es Castilla». Una frase discordante de Anselmo Carretero: «León hizo España y Castilla la deshizo».

 Todas estas frases, menos la de Anselmo Carretero, se dan de bofetadas con la realidad de los hechos. Si hacemos un repaso a la Historia, encontramos lo siguiente:

El primer rey de Castilla fue Fernando I, pero éste no ejerció nunca como tal rey castellano. Ejerció siempre como rey de León, así lo demuestra la abundante documentación existente. El primer rey de Castilla efectivo fue Sancho II El Fuerte . En los pocos años que duró su reinado no se le conoce batalla alguna  contra el enemigo común, los musulmanes. Luchó contra los navarros, contra los aragoneses y, cómo no, contra los leoneses. Perdió todas las batallas, ganando a traición la batalla de Golpejar a su hermano Alfonso VI después de haberla perdido. Murió a las puertas de Zamora sin haber aportado nada a la Reconquista de España.

El siguiente rey de Castilla fue Sancho III El Deseado , que sólo reinó dos años. Tampoco este rey se enfrentó a los musulmanes, pero, eso sí, atacó a León, ocupando Sahagún. El rey de León, Fernando II, que era su hermano, se presentó ante Sancho III solo y desarmado en un alarde de sangre fría, y le preguntó que qué quería. Sancho III, avergonzado ante la audacia y valentía de su hermano, le dijo que venía a pedir una recomendación para el conde leonés Ponce de Cabrera. Sin comentarios.

El siguiente rey de Castilla fue Alfonso VIII El Noble, que firmó cantidad de  acuerdos con León y no cumplió ninguno. Este rey tiene un récord negativo imposible de superar. Fue el primer rey castellano que se enfrentó a los musulmanes en solitario, es decir, sólo con tropas castellanas. Se enfrentó dos veces y cosechó dos sonoras derrotas. La primera fue en Alarcos (Ciudad Real) en al año 1195. Su soberbia le hizo despreciar la ayuda de las tropas leonesas y recibió un castigo ejemplar con más de 20.000 castellanos muertos,  siendo una de las batallas más tristes de la Reconquista.  La segunda fue el año 1212. Después de la batalla de las Navas de Tolosa, retiradas las tropas aliadas, se atrevió a  atacar en solitario a los musulmanes para tomar la ciudad de Baeza, sufriendo la derrota más humillante de toda la Reconquista. En efecto, si fuesen ciertas las estadísticas dadas por los cronistas Rodrigo Jiménez de Rada y el propio Alfonso VIII sobre la batalla de las Navas de Tolosa, con 400.000 bajas entre muertos y prisioneros musulmanes, lo lógico es que no habría quedado ni un soldado vivo o libre, por lo que  la derrota a las puertas de Baeza tuvo que ser ante un «ejército» de ancianos, mujeres y niños musulmanes que habrían utilizado palos y piedras.

 Se afirma de una manera general que España es uno de los países más antiguos de Europa. Curiosamente ningún historiador explica cómo y cuándo nació España. Sólo dicen dónde.  Historiadores del siglo pasado dijeron que Castilla fundó España, que Castilla impuso la unidad de España, que Castilla se hizo España. Ninguno de ellos demuestra el cómo y el cuándo Castilla fundó España. Quiero entender que no lo dicen porque no lo pueden demostrar, pues no existen pruebas que lo demuestren. Más bien, las pruebas demuestran todo lo contrario. Es que ni  siquiera son capaces de demostrar que Castilla fundó España, lo dicen pero no lo demuestran. Sin embargo, hay voces muy autorizadas discrepantes.

Don Ramón Menéndez Pidal dijo que Castilla surgió en la Alta Edad Media como un pueblo de linaje vasco que se enfrentó a la monarquía asturleonesa  porque no aceptaba la tradición visigoda, ni las leyes del Fuero Juzgo, ni los tribunales de León. Castilla quiere regirse según sus propias costumbres y así fue hasta el siglo XIII, cuando Castilla tiene leyes escritas por primera vez. Continúa el insigne historiador coruñés diciendo que Castilla fue una continua oposición a la política de restauración asturleonesa y una rémora a la unificación de la península ibérica. Así se expresó sin tapujos Don Ramón Menéndez Pidal.

Otro escritor no menos insigne, don Marcelino Menéndez Pelayo, dijo que las continuas rebeliones de los castellanos, junto con los vascos (forman un solo pueblo), consiguen una fama de inquietos, rebeldes y creyentes de ser un pueblo superior.

 La mayor parte de los historiadores sí están de acuerdo en afirmar que la España actual, con sus diversos pueblos y regiones, se formó en los comienzos de la Reconquista. Si esto es así, debería echar por tierra las afirmaciones anteriores ya que Castilla en esos momentos no existía, es muy posterior. A comienzos del siglo VIII, en las montañas de Asturias, los restos del ejército visigodo iniciaron la Reconquista de España en manos de los musulmanes. Aquellos hombres sabían muy bien lo que era España y lo que significaba la Reconquista, y se pusieron manos a la obra. En pocos años reconquistaron las ciudades de León y Astorga, y las tierras gallegas hasta el río Miño. Aquellos inicios eran como un embarazo con la creación de un ente, España, que iba creciendo un poco más cada día (el cómo) y se iba formando. Ya desde Ordoño I (850-866) se sabía si era niño o niña, se sabía que el ente era España. A principios del siglo X, ese ente había crecido lo suficiente para ver la luz. Y llegó el día del alumbramiento, era el año 910 (el cuándo).

«Emperador de España»

El rey García I traslada la corte de Oviedo a León y nace un reino llamado de León, que en realidad es España. Había terminado el período de gestación, el ente se había hecho lo suficientemente grande y sale a la luz (el dónde). Si en el año 910 nace el reino de León y el rey García I lleva el título de Emperador de España , heredado de su padre, Alfonso III el Magno, se puede decir que desde ese año 910 la Historia de León y la Historia de España son la misma cosa.

Esa España recién nacida se compone de tres regiones: Asturias, Galicia y León. Son, por consiguiente las tres regiones más históricas, son las que forman España, una España juvenil que poco a poco se va haciendo mayor a base de incorporar nuevas tierras peninsulares, llegando a su estado de madurez y tamaño actual en 1512 con la incorporación de Navarra. Por el camino se desgajó una parte del territorio, Portugal.

Alguien dirá: «Te olvidas de Castilla, que era parte del reino». Pues no me olvido. En efecto, Castilla era una parte de ese reino, pero sólo oficialmente. En la realidad, Castilla se regía con casi total independencia. Castilla era como un injerto en el tronco común (Asturias, Galicia y León), aprovechándose de su savia, pero yendo por libre, defendiendo únicamente sus intereses. Castilla sólo apoyaba al reino de León cuando le interesaba y no dudó en apartarse y hasta en enfrentarse cuando le convino.

 Resumiendo, en las primeras décadas del siglo VIII fue engendrado un ente en las montañas de Asturias. Ese ente era conocido, se sabía el nombre, se llamaba España. Su primer rey fue Alfonso II el Casto. En tiempos de Alfonso III el Magno ese ente creció lo suficiente para nacer y sobrevivir por sí mismo. Después de una larga gestación, en el año 910 nace en León el ente que ya se llamaba España. Por eso, todos los reyes de León, solamente los reyes de León,  llevan también el título de rey o emperador de España.  Esa España se componía de tres pueblos: Asturias, Galicia y León. El reino de León estableció unas leyes, el Fuero Juzgo, que regía en todo el reino y en todas las tierras reconquistadas, curiosamente menos en Castilla, que iba por libre. Ese reino fue el que más tierras reconquistó, creó las primeras Cortes Democráticas de España, de Europa y del mundo (año 1188 en León) y fundó la primera universidad española, la de Salamanca.

Todos los historiadores que afirman que Castilla fundó España no dan un solo argumento para afirmar tal cosa, es natural, no lo dicen porque no lo hay. Como tampoco dicen cuándo ni cómo. Es lógico, no tienen un solo argumento que justifique tal afirmación, sencillamente porque no lo hay.

 Hay un hecho muy importante que, por su interés, no puede quedar en el olvido. El título de emperador, que por tradición se vinculaba con la grandeza de Roma, lo había ostentado Carlomagno, el rey de los francos. Carlomagno fue coronado Emperador del Sacro Imperio Romano por el Papa León III el 24 de diciembre del año 800, día de Nochebuena. Dicho título lo ostentaron también sus sucesores hasta el año 899. Fue en esa época cuando el rey astur Alfonso III ostentó el título de rey y emperador de España y así fue reconocido en Europa. Asimismo, el teutón Otón I fue coronado en Roma como emperador. Posteriormente, para contraponer a los emperadores alemanes otra autoridad más adicta al pontífice de Roma, fue conferido dicho título de emperador al rey de León

 Durante mucho tiempo, demasiado, los historiadores han presentado a Castilla como la creadora de España sin serlo y sin poder demostrarlo.

¿Por qué no podemos presumir de haber sido nosotros, los leoneses, junto con los asturianos, sus padres,  los creadores de España, pudiendo además demostrarlo? El que esto suscribe ya fue el primero en sacar a la luz el 1.100 Aniversario de la Fundación del  Reino de León en un artículo publicado el 1 de noviembre de 2006 en el Diario de León. Tal vez, sin aquel artículo, dicho centenario habría quedado en el olvido. Ya va siendo hora de que los leoneses  presumamos de nuestro glorioso pasado. Podemos y debemos hacerlo.

No hay en España nadie con más derecho, ni con tantas razones.  La grandeza del Reino de León no es un regalo que hayamos recibido gratuitamente, es un honor que nos han dejado nuestros antepasados. Por eso, los leoneses tenemos la obligación de mantener esa grandeza. El año 2010 podría ser la conmemoración de los dos reinos, el de León y el de España. Ninguna otra región española reúne en su pasado más méritos que León como creadora de España. La frase del himno leonés: «Sin León no hubiera España» es tan cierta como auténtica.

Envio de noticia

Rellene el siguiente formulario para enviar esta noticia a un amigo por e-mail:

Diario de León
© Copyright EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España
Contacte con nosostros: diariodeleon@diariodeleon.es

DIARIO DE LEÓN ,S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Enlaces Recomendados: Vuelos | Cursos y masters | Entradas Barcelona | Barcelona tickets | Real Madrid Tickets | Juegos | Entradas concierto | Escorts Barcelona | Comienza a ahorrarte hasta un 65% en tu seguro con Regal