+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

contando mentiras

 

contando mentiras -

vanessa carreño
15/01/2017

Mira que nos complicamos la vida en nuestras relaciones personales. Con lo que exigimos a los demás, con lo que esperamos de ellos, con cómo creemos que tienen que comportarse… Y, sobre todo, nos lo ponemos difícil con las mentiras que nos contamos.

Mentiras que, además de estropear esas relaciones, hacen que nos carguemos con un enorme peso en la espalda. ¿Quiere que le cuente unas cuántas? Lea, lea…

Quien me quiere adivinará lo que me pasa. No mire, las cosas no se adivinan, ¡las cosas se dicen! Así que si quiere que alguien sepa lo que le molesta, lo que necesita o lo que le gustaría, dígaselo. Nadie, por mucho que le quiera, va a leerle la mente.

Varias personas me han hecho daño, eso es porque la gente es mala. Pues no, ni toda la gente es mala ni quien le hizo tanto daño tiene necesariamente que serlo. De hecho, las personas actuamos por miedo, para conseguir un beneficio propio o por otros motivos mucho más que por maldad.

La mejor manera de que los demás me quieran es callarme, decir que sí a todo y no mostrar desacuerdo jamás. Perdone, pero respetarse tan poco a usted mismo sólo le servirá para amargarse la vida. Y tenga claro que los demás le van a valorar por su autenticidad, no por su docilidad.

Quien me quiere no me fallará nunca. Puede, si las personas fuéramos perfectas, pero no lo somos. Nos equivocamos y cometemos errores, y a veces no sabemos, no podemos o no somos capaces de ayudar a alguien que nos necesita. Pero precisamente en comprenderlo y perdonarlo reside la verdadera empatía.

Las cosas que no se hablan se solucionan solas con el tiempo. Siento ser yo quien se lo diga, pero las cosas que no se hablan generan cargas emocionales que se enquistan e impiden que esa relación siga creciendo. Así que si tiene alguna conversación pendiente, porque total para qué, porque mejor dejarlo como está o por lo que sea, le aconsejo que no la alargue más.

Ya sabe, si quiere ponérselo fácil a usted mismo, empiece por dejar de contarse mentiras. Verá que ligero se siente. Tralará.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla