+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

La diosa Ysis

 

La diosa Ysis -

Vanessa Carreño
10/12/2017

Y si pierdo mi trabajo? ¿Y si mi hijo tiene un accidente? ¿Y si me pasa una desgracia? Nos tiramos media vida pensando en el futuro e imaginando todo lo malo que puede pasar. ¿Sabe que el noventa y cinco por ciento de nuestros pensamientos los dedicamos a cosas que nunca pasarán? Sí, vivimos en un “¿Y si?” constante que nos hace sufrir mucho más por lo que tememos que pase que por lo que al final pasa.

Todos imaginamos nuestro futuro alguna vez. Y es verdad que en ocasiones puede ser positivo, porque nos permite marcar un rumbo y saber hacia dónde dirigirnos. El problema es cuando nos ponemos en lo peor sin tener ninguna prueba de ello. Por ejemplo, cuando adivinamos que el jefe nos va a despedir porque hoy nos miró con mala cara.

Queremos que alguien nos garantice que todo va a salir bien y que no vamos a sufrir. Pero eso es imposible, porque la vida es impredecible y nadie nos puede garantizar nada. No es que vaya a haber momentos de incertidumbre, ¡es que la vida es incertidumbre! Para usted, para mí y para todos. Ni los más ricos saben lo que les va a pasar mañana.

Así que, si se decide a soltar la carga de un futuro que no ha llegado para centrarse en el presente que se está perdiendo, aquí tiene tres claves:

—Identifique sus películas. Tome conciencia de cuando se está montando una película sobre lo que va a pasar. ¿Qué pruebas tengo de esto que estoy pensando? ¿Hay alguna probabilidad de que no suceda?

—Preocúpese menos y ocúpese más. Si se trata de un resultado médico, poco más puede hacer que esperar. En cambio, si tiene miedo a que su relación de pareja se rompa, piense qué puede hacer para evitarlo. Es decir, distinga cuándo tiene capacidad de acción de cuándo no.

—Confíe en que sabrá superar los obstáculos. Piense en los momentos difíciles que ha sido capaz de superar, potencie sus fortalezas y su inteligencia emocional y sepa que podrá salir adelante pase lo que pase

Recuerde que la vida no se planifica, la vida se vive. Así que no se vuelva a dejar engañar por la diosa Ysis.