+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Ellos plantan cara a Trump

 

Rosa Villacastín
03/12/2017

Resulta sorprendente cómo las noticias positivas pasan desapercibidas, embarcados como estamos en la post verdad, las elecciones catalanas, el teatrillo de Puigdemont y, en fin, en otras que siendo importantes anulan aquellas que deberían ilustrarnos por su relevancia social. Como ejemplo ahí está la carta que 400 multimillonarios norteamericanos han enviado a Donald Trump en la que le piden no solo que no les rebaje los impuestos, sino que se los suban, puestos que pueden pagarlo, para que los norteamericanos menos favorecidos puedan seguir ganándose la vida.

Entre los firmantes, figuran George Soros, Steven Rockefeller y Bill Gates. Nombres con peso social y económico, no solo en su país, también en otros muchos del globo, lo que demuestra que no todos los millonarios son indiferentes a las necesidades de las clases medias, de los más desfavorecidos, que son a los que afectarán las medidas que piensa adoptar Donald Trump en cuestión de impuestos, lo que redundará en más desigualdad y aumento de la deuda.

No me considero una premio Nobel, como Paul Krugman, auténtico azote de esa reforma fiscal que están tramando los republicanos y que favorecerá fundamentalmente a las grandes fortunas. Pero sí me atrevo a señalar dos aspectos importantes para los que de verdad quieren a su país. Entre los que se encuentran estos prohombres de las finanzas.

¿Se imaginan que en España algunos ricos, solo algunos, le hicieran llegar a Rajoy o a Cristóbal Montoro una carta pidiéndole que les suban a ellos los impuestos para que el gobierno no siga ahogando a los Ayuntamientos, a los médicos, a los abogados, a los artistas, a la pequeña empresa, en definitiva a quienes viven de un sueldo, esa clase media, y media baja, que ha estado a punto de desaparecer con la crisis?. Yo no. En un país empobrecido como el nuestro, en el que los jóvenes suficientemente preparados se han tenido que marchar porque los sueldos que cobran en España después de años de estudios y privaciones, son miserables, es un país que no avanza, que no tiene perspectiva de futuro, que ha perdido el afán de superación. De manera que aplaudo a esos millonarios americanos por no mirarse el ombligo y pensar en hacer más grande y habitable su país.






Buscar tiempo en otra localidad