+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Escucha

 

Vanessa Carreño
17/06/2018

¿Qué tal se le da eso de escuchar? ¿Se ha parado alguna vez a pensar si cuando alguien le cuenta algo, usted le está escuchando de verdad? Seguramente responderá que sí, que por supuesto, que en la mayoría de los casos es bueno escuchando. Nos pasa a todos, todos pensamos que escuchamos, aunque no lo estemos haciendo plenamente.

Muchas veces no caemos en que escuchar bien puede ser más importante que hablar, y lo es. De hecho, nuestra capacidad de escucha es una de las señales más claras de nuestra capacidad de conectar con los demás.

Pero, ¿qué quiere decir «escuchar de verdad»? Pues consiste es estar presente con esa persona, vaciando la mente de cualquier otra cosa. En escuchar sin interrumpir, sin adelantarme ni adivinar lo que el otro me va a decir, sin estar pensando en lo que voy a decir yo, ni en cuanto se parece eso que me cuentas a lo que me pasó a mí. Sin juzgarte ni etiquetarte por lo que me dices, sin pensar que yo tengo la solución para lo que te pasa, sin quitarle importancia a lo que me cuentas y sin darte consejos si tú no me los has pedido, que nos desvivimos por dar soluciones cuando muchas veces lo único que necesita esa persona es que la escuchen.

Y sí, escuchar de verdad a alguien implica quedarse en un segundo plano. Ese es el problema, que muchas veces nuestra necesidad de ser vistos no nos permite ver a los demás. Este es uno de los obstáculos para una escucha activa, pero hay muchos más, como pensar en lo que voy a hacer después, interpretar lo que el otro me está diciendo o creer que lo que yo he escuchado es exactamente igual a lo que esa persona me quería decir.

Escuchamos y nos escuchan tan poco que cuando alguien lo hace la otra persona se siente única y especial. Y da igual el tipo de relación del que se trate. Porque cuando uno se siente escuchado, siente que le importa al otro. Así que mi invitación para hoy es que pruebe a escuchar a quien tenga delante. Con interés, con respeto, con presencia y sin diálogo interno. Sólo escuchar, simplemente escuchar.