Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Diario de León | Lunes, 1 de septiembre de 2014

Especies que detectan cambios en la calidad ambiental

Conocidos como bioindicadores, incluyen a líquenes, insectos, anfibios, peces, aves y hasta algunos mamíferos, que son muy sensibles a su entorno y capaces de indicar el nivel de degradación o el buen estado de un ecosistema

T. FERNÁNDEZ | texto T. FERNÁNDEZ | texto 20/04/2008

Reciben el nombre de bioindicadores o indicadores biológicos aquellas especies o sistemas biológicos cuya presencia o estado fisiológico está íntimamente relacionado con determinadas circunstancias del entorno, por lo que pueden utilizarse como indicadores del mismo. Ante la más mínima alteración de la calidad ambiental son capaces de generar una determinada respuesta, cambiando sus funciones vitales, su composición química o genética, e incluso llegando a acumular el agente contaminante. Además, como reaccionan más rápido que el ser humano, muchos científicos defienden su empleo para evaluar la calidad ambiental del suelo, el aire o el aguapor ser útiles, fiables y mucho más económicos que los equipos de medición y análisis. En este sentido, nueva Directiva marco del Agua incorpora el uso de bioindicadores para conocer el nivel de degradación o el buen estado de un ecosistema. Algas, bacterias, protozoos, invertebrados y peces son los más usados como indicadores de contaminación acuática. Pero también se emplean líquenes, insectos, anfibios, aves y hasta mamíferos. Investigaciones Las plantas son indicadores muy utilizados por los investigadores. nitrófilas, por ejemplo, señalan el exceso de abonos nitrogenados, y una especie de violeta (Viola calaminaria), los suelos con contenido en zinc. ún se recoge en un artículo de la revista Consumer, eproyecto europeo Eurobionet pretende evaluar la calidad del aire e identificar los contaminantes atmosféricos en diversas ciudades de Europa, entre ellas Barcelona y Valencia, usando plantas bioindicadoras. En concreto, emplean una variedad de tabaco (Bel W3) para detectar los daños por ozono trosposférico; la Tradescantia para los efectos mutagénicos de los contaminantes atmosféricos; la Ray grass para el azufre y los metales pesados, y la col rizada, que acumula compuestos orgánicos en las hojas. Los líquenes detectan la presencia de hidrocarburos, aceites, lluvia ácida y de metales pesados en la atmósfera, que acumulan en su interior. Algunas especies reaccionan de forma muy sensible a la contaminación, mientras que otras pueden no verse afectadas, por lo que un desplazamiento de la composición de especies en beneficio de los líquenes menos sensibles indica un aumento de la contaminación atmosférica. Los insectos también son buenos bioindicadores. Es el caso de la «mosca de las piedras», vive en ríos turbulentos con presencia de oxígeno y aire puro que, si están contaminadas sus aguas no puede crecer y reproducirse, y desaparece. Las efímeras, cuyas crías son herbívoras, necesitan aguas limpias para alimentarse de plantas. Lasélulas y caballitos del diablo son muy sensibles a la contaminación de las aguas, por lo que su ausencia o pequeño tamaño indican que el río tiene problemas. Entre los proyectos investigadores con insectos destaca el realizado por el Centro Iberoamericano de la Biodiversidad de la Universidad de Alicante, que utiliza coleópteros (Tenebriónidos) adaptados a medios secos y áridos para determinar las zonas de esa provincia que sufren una mayor degradación del suelo y, por tanto, más peligro de desertización. Por su parte, el Ayuntamiento de Córdoba y la empresa Apoidea trabajan en un proyecto de evaluación de la contaminación urbana en el que utilizan abejas y su miel como bioindicadores. En las patas de estos insectos se adhieren las partículas del aire, por lo que se puede conocer la concentración de metales pesados, pesticidas o radiactividad. También se utilizan indicadores biológicos para analizar los efectos del cambio climático. Así, en la Universidad de Birmingham (Reino Unido) trabajan con el pingüino rey al que monitorizan sus constantes vitales para comprobar si tienen que esforzarse más para encontrar su alimento. En la reserva marina de las Islas Columbretes (Castellón), los investigadores han descubierto que una especie de coral ha incrementado su tasa de mortalidad, debido al parecer al incremento de la temperatura del agua. Aunque reconocen que no puede afirmarse con rotundidad que sea consecuencia del cambio climático, recuerdan que este coral es un buen bioindicador de dicho fenómeno.
Envio de noticia

Rellene el siguiente formulario para enviar esta noticia a un amigo por e-mail:

Diario de León
© Copyright EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España
Contacte con nosostros: diariodeleon@diariodeleon.es

DIARIO DE LEÓN ,S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Enlaces Recomendados: Vuelos | Cursos y masters | Entradas Barcelona | Barcelona tickets | Real Madrid Tickets | Juegos | Entradas concierto | Escorts Barcelona | Comienza a ahorrarte hasta un 65% en tu seguro con Regal