+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

EL PERSONAJE DE LA SEMANA

Fatoumata Coulibaly, una estrella contra la ablación en África

 

13/03/2005

|||| «Hacer una película contra la ablación era un obligación moral», asegura Fatoumata Coulibaly, que, como el 91,6% de las mujeres de Mali, ha sufrido la mutilación genital, práctica ancestral contra la que lleva luchando desde hace quince años. Actriz, realizadora, guionista y productora, Fatoumata Coulibaly es la protagonista de Moolaadé , historia dirigida por el octogenario senegalés Ousmane Sembene -el primer cineasta africano que consiguió cierto reconocimiento internacional- en la que encarna a una mujer que inicia una pequeña revolución en el pueblo en el que vive cuando acoge a cuatro niñas que están a punto de sufrir la mutilación. «Mi hija, que también pasó por el ritual, y yo tuvimos suerte, pero hay muchas mujeres que han tenido muchos problemas durante el parto y niñas que se han muerto por las hemorragias. Esta fue la principal razón por la que hice la película, pero también me motivó que mostrara tradiciones y culturas africanas y que tuviera crítica social. En los programas que hago para la televisión y la radio nacional hablo de la sociedad de Mali, tanto de lo bueno como de la malo, por eso no podía estar fuera de este proyecto en el que participaron compatriotas míos, de Costa de Marfil y de Burkina Fasso, donde se rodó», recalcó Coulibaly en la visita que hizo a nuestro país para promocionar esta cinta que llegará a las carteleras españolas el 18 de marzo. Cuenta la actriz, que se cambió de ropa cuatro veces, que empezó a luchar contra la extirpación del clítoris hace quince años y a través de una ONG. «Antes, la única diputada que había en Mali había hablado de este tema, pero de manera muy limitada. Empezamos a trabajar por los pueblos y se fueron creando organizaciones contra esta castración. Al principio, la gente no me veía con buenos ojos, no le parecía bien lo que hacía, pero poco a poco la situación ha ido cambiando y ahora, cinco de cada diez malienses están en contra. Y en esto ha tenido mucho que ver la actitud de gobierno de Mali, que en el 99 promulgó una ley que prohibía realizar ablaciones en los centros de salud. Dos años más tarde, se creó un departamento ministerial que, dirigido por una comadrona, se encarga de concienciar a la gente sobre esta causa», indicó esta activista, que reconoció que el camino «es muy largo y hacen falta muchas películas y documentales para que África tire la navaja».






Buscar tiempo en otra localidad