+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Bestiario Popular Leonés (VI)

Gafuras

«Sal l.lagartina, sal/ que’l tou padre ta na sal/ ya tua madre na salera/ que vamos a date/ cono cantín na cabecera». así comienza un poema de Eva González basado en una rima popular infantil

 

dicyt -

nicolás bartolomé pérez
17/04/2016

En el libro de Francisco Rúa Aller y Manuel E. Rubio Gago La piedra celeste (Creencias populares leonesas, 1986) obra referencial e imprescindible que no puede faltar en la biblioteca de ningún leonés interesado en la cultura tradicional de esta tierra, los autores dicen lo siguiente: «Con el nombre de gafura se designa en leonés al conjunto de animales dañinos, bichos venenosos o sabandijas, las cuales despiertan la aversión y el rechazo de nuestras gentes».

En el siguiente ensalmo berciano contra el herpes zoster, regido por Alicia Fonteboa en su libro Literatura tradicional en el Bierzo (1992), vemos un pequeño compendio no exhaustivo de animales considerados por los leoneses como gafuras: Si esta ponzoña/ es de sapo sapón/ salamanca salamancón/ culebra culebrón/ lagarto lagartón/ araña arañón/ ratón o bicho/ de mala condición,/ le corto el rabo,/ le corto las piernas/ le corto la cabeza,/ y con estas hierbas/ no dejaré que crezca.

Efectivamente, los sapos, culebras, salamandras, lagartos o arañas, entre otros animales, entran dentro de la noción leonesa de gafura, y son susceptibles de provocar la muerte o la enfermedad a quien los toque, ingiera o sufra su picadura (real o imaginaria). Numerosos refranes previenen contra este tipo de animales, como vemos en este dicho babiano: Si te pica una culuebra, busca melecina buena;/ si te pica la sacavera, nun duras la salve entera;/ si te pica un escorpión, busca pala y azadón.

Las serpientes (en leonés culuebras y culiebras) son sin duda los animales de esta categoría más temidos y también los que acumulan un mayor número de creencias, algunas de ellas de perfiles muy antiguos. Muy conocida en León es la idea de que a las serpientes les gusta mamar la leche directamente tanto de las ubres vacas como de los pechos de las madres adormiladas que amamantan a los hijos lactantes, a quienes engañan introduciéndoles la punta de la cola para evitar que lloren y descubran la treta.

En clave mítica

Ciertas tradiciones leonesas explican en clave mítica el nacimiento de las serpientes indicando que si una mujer se peina junto a una fuente de agua remansada y se le cae un pelo con el bulbo muy desarrollado se convierte en una culebra, según constató el sacerdote Fernando Rubio en el omañés Valle Gordo, donde también anotó que cuando este ofidio es grande solo se le puede matar con un palo o vara de avellano. En otros lugares de la montaña leonesa bastaba con tocar con una vara de avellano la cabeza de la culebra para acabar con ella. Resulta muy interesante este poder atribuido a las varas de avellano, árbol bendito y con propiedades mágicas en algunas religiones antiguas europeas.

Sacaveras malditas

La salamandra recibe un León otras denominaciones populares tales como sacavera, vacaloria, vacaruela, salamanca o salamanquesa, y, a pesar de ser un anfibio completamente inofensivo, de ella se dice que es uno de los animales más venenosos que existen. En diversas zonas del norte de León se cuenta cómo un pueblo entero fue envenenado de la siguiente forma: una señora a quien le tocaba dar el pan de caridad al día siguiente, fue a coger agua para amasarlo a una fuente cercana, pero sin querer introdujo una sacavera en el cántaro. Con el agua amasó el pan, y por la mañana a la salida de misa entregó un pedazo de ese pan contaminado a cada uno de los habitantes de la población, lo que provocó que todos los vecinos de la aldea? murieran.

Noticias relacionadas

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla