+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Hacerse un hueco en la moda

Los diseñadores se han convertido en superestrellas del mundo ‘fashion’. Simon Porte o Phoebe Philo son los nuevos modelos a seguir

 

Ilustración cedida por Covadonga Jaquete -

Clara Auñón
08/04/2018

Muchos de los que imaginan su futuro como diseñadores de moda se visualizan a sí mismos creando bocetos llenos de movimiento o eligiendo lujosas telas. Sin embargo, la mayor parte del trabajo necesario para que una firma salga adelante es mucho menos glamuroso.

Papeleo, cuentas y mucho ‘networking’ asientan los cimientos de una empresa de moda exitosa, una receta que explican las emprendedoras Covadonga Jaquete y Covadonga González-Pola en su libro Cómo crear una marca de moda.

Gabrielle Chanel quería diseñar ropa que diera a las mujeres valientes y modernas el empujoncito necesario para triunfar en un mundo de hombres. Cristóbal Balenciaga quería materializar,a través de las telas, su ideal minimalista y arquitectónico de la belleza femenina. Todas las grandes marcas de moda tienen algo en común: un objetivo, un porqué. Tiendas de ropa hay muchas, y lo importante —ahora más que nunca— es crear prendas con mensaje. Por eso, el nacimiento de una firma de moda comienza por tener claro el proyecto.

Marcar un público objetivo, analizar el mercado y conocer a la competencia son tareas menos atractivas que hacerse con un bloc de dibujo y lápices y empezar a bocetar. Pero si algo demuestra el libro es que la creatividad descontrolada no lleva a ningún sitio, o así lo creen sus autoras, madre e hija con experiencia emprendedora y asesora en el sector textil.

El estilo de ropa que se quiere crear da una buena pista para asentar cada uno de esos puntos. Una empresa de moda femenina orientada a mujeres jóvenes con estilo urbano, poco tiene que ver con una firma de prendas infantiles u otra de complementos masculinos de lujo. Además, también ayuda a establecer el poder adquisitivo del «target» o los puntos de venta de nuestras creaciones.

Una vez completo el proyecto de empresa, con nombre comercial y logotipo incluidos, solo queda registrar la marca de manera legal y empezar a trabajar. En todos estos primeros pasos, Jaquete y González-Pola recomiendan buscar el punto diferenciador de la firma, que deben transmitir, tanto los propios diseños, como el nombre y el logo.

AHORA SÍ, A DISEÑAR

Después de esa primera dosis de burocracia, llega el momento de empezar a diseñar, un procedimiento mucho más popular, especialmente entre los estudiantes de Diseño de Moda que se lanzan al mundo empresarial.

El punto de partida pasa por recopilar tendencias, buscar inspiración y organizarla mediante «collages» y «moodboards». Una vez hecho esto, empieza la creación pura: bocetado, definición de la paleta cromática y selección de telas y demás materiales que puedan necesitarse para que los dibujos cobren vida.

Incluso en los pasos puramente creativos hace falta mucha organización. Por eso, una vez acabados y corregidos los diseños, hay que formalizarlos en las fichas de producto.

El diseño no incumbe solo al producto que se va a ofrecer, también cómo va a ofrecerse.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla