+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Hágase rico

 

Vanessa Carreño
24/06/2018

Érase una vez un padre y un hijo que habían ido de excursión. En un punto del camino el padre llamó al hijo y el eco repitió sus palabras. El niño, sorprendido, le preguntó a su padre quién había hablado. Y éste le respondió: «La gente lo llama eco, pero en realidad es la vida, que refleja nuestras acciones y nos devuelve todo lo que hacemos. Así que cuando desees más amor en el mundo, crea amor a tu alrededor. Cuando quieras más felicidad, haz felices a los que te rodean. Y cuando quieras una sonrisa, regala sonrisas a los que conoces».

O, dándole la vuelta a la tortilla, si no le gusta lo que está recibiendo, revise lo que está dando. Porque en la vida lo que va, vuelve. Porque lo que les damos a otros, en realidad nos lo estamos dando a nosotros mismos. Y porque, incluso cuando cree que está dando más de lo que recibe, seguramente haya otra parcela de su vida donde no esté siendo tan generoso.

Por ejemplo, recuerdo a una clienta que me contaba que nunca veía sonreír a nadie. Entonces le pregunté si ella sonreía y me confesó que no, así que se fue con el propósito de sonreír más. Cuando nos vimos en la siguiente sesión venía sorprendida por la cantidad de sonrisas que había recibido en esos días. ¿Qué había pasado? Pues que ella había sonreído primero, así de simple.

Y no sólo porque recibimos lo que damos. Es que, ya de por sí, la generosidad es una fuente de alegría inagotable, y eso no hay lotería que pueda igualarlo. Si no, que se lo digan a las personas que dedican su vida a ayudar a otros.

Como dice el escritor Deepak Chopra, cuando entregamos algo de valor al mundo, eso que entregamos se multiplica. Por eso nos anima a que llevemos amor allá donde vayamos, en forma de una sonrisa, una frase agradable, un abrazo o un gracias. Y también a que recibamos con amor y agradecimiento lo que nos llegue de los demás. Porque agradecer también es una forma de dar.

Así que esa es mi propuesta para el verano que comienza. ¿Se apunta? Espero que sí, y a la vuelta me cuenta si se ha hecho rico.

Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla