+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

astorga lleva la batuta

Una historia en clave de sol

La banda deja huella. Desde aquellas primeras milicias de voluntarios hasta la actualidad han pasado 175 años, cientos de músicos y 21 directores. Pero hay algo que no ha cambiado, la satisfacción compartida cuando se hacen sonar los instrumentos y la melodía vuela libre por la memoria colectiva

 

Una historia en clave de sol - DL / DIFUNDIR ASTORGA PRECIOSA.

a.g. valencia
26/11/2017

Escribió Nietzsche que la vida sin música es sencillamente un error. Y tenía razón. Pocas cosas trascienden los siglos con tanta intensidad y están tan ligadas a la propia humanidad. La música expresa sin letra ni imagen, la música habla y en este caso los sonidos son testigos de la historia reciente de una ciudad: Astorga. La localidad que acaba de festejar el 175 aniversario de su Banda Municipal. Casi dos siglos escritos en clave de sol, acompañando el día a día, y guardados en los pentagramas que han pasado de unas generaciones de músicos a las siguientes. La música está en el alma de Astorga.

Martín Martínez, el que fuera cronista de Astorga, recogió que se da casi como dato oficial de la fundación de la banda el año 1894, fecha en la que el maestro Casas firma un contrato con el Ayuntamiento para reorganizar la agrupación, dirigirla e impartir clases en la Academia de Música. Sin embargo, —continuaba el investigador— todos los que han escrito sobre la Banda de Astorga le han escamoteado más de 50 años a su nacimiento. En los años 20 del siglo XIX se crearon las Milicias de Voluntarios cuyo sostenimiento estaba a costa del Ayuntamiento; la Milicia tenía su banda y también la pagaba el Ayuntamiento, propietario de los instrumentos. Tras estas dos décadas iniciales, Martín Martínez dio como fecha fidedigna del nacimiento de la Banda Municipal 1841. Y, con esa nos quedamos, precisamente, porque fue en este año, en sesión celebrada el día 6 de junio, cuando el Procurador del Común informó a la Corporación astorgana que se habían gastado 909 reales para uniformar a los músicos. Un año después, la banda contaba con director, ‘el Músico Mayor’, de quien no se tiene constancia de su nombre.

Desde ahí son 175 años los que la Banda Municipal ha estado al pie del cañón, llevando la batuta astorgana. Tradicionales son sus citas en el Jardín y es que el cronista ya reparó en que en 1862 la entonces corporación entendió que la agrupación debía tocar en verano en el Jardín Paseo. Con esta intención se crea la ‘orquesta’ y se convence al director de la banda de Villafranca del Bierzo, Manuel Calvo Novoa, para dirigirla a cambio de siete reales diarios. Además, se confecciona un reglamento para que no queden dudas sobre su titularidad municipal. Se titula: Reglamento de la Música Municipal. «Más claro imposible», apostilló el cronista.

A mediados del siglo XIX los avatares políticos y económicos hacen que la banda desaparezca. Sin embargo el espíritu musical hizo que volviera a consolidarse en 1894, bajo la dirección del maestro Gerardo Casas. Desde entonces la actividad no ha cesado.

Desde sus orígenes la banda ha tenido 21 directores. Los primeros en llevar la batuta fueron José M. Bailina, Juan Alonso, Calvo Novoa, Bartolomé Cuervo, Venancio del Otero, Hermenegildo Alonso y Gerardo Casas. Les siguieron Ángel Julián, Leovigildo Blanco, Agustín Murias, Sebastián Méndez Nogales, Eulogio, Villasalero y Villasalero hijo y Manuel López Moral. La etapa más reciente de la banda se inicia con Luis Álvarez, Eusebio de Pedro, Luis Calvo Rey, Ignacio Climent Mateu, Luis Miguel Abello y desde septiembre de 2014, Abraham González.

La banda tiene vida y un futuro prometedor. Estos 175 años son un respiro lleno de magia. Y es que ya lo dijo Nietzsche, «la música es un hechizo».