+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

EXPEDICIÓN CAMINO JIMÉNEZ

Homenaje en el Aconcagua

 

J. FERNÁNDEZ - DOS DE LOS EXPEDICIONARIOS EN LA CIMA DE AMÉRICA, EL ACONCAGUA, A6.962 METROS DE ALTITUD

07/11/2004

Era el 21 de septiembre del año pasado, cuando nuestra compañera Camino Jiménez, veterana montañera del grupo Yordas, por avatares del destino se quedó en los Picos de Europa. Unas semanas más tarde, José Manuel Fernández y yo, del grupo de montaña Yordas, junto con el palentino Oscar Díez y Carlos Graña de El Ferrol acordamos realizar una expedición con su nombre con el objetivo de posar un pañuelo de nuestra amiga en la cima de América. La historia comienza en la ciudad argentina de Mendoza famosa por sus vinos y lo primero que tenemos que asumir es que en enero y por estas latitudes nos encontramos en pleno estío y con todo su esplendor a 30º C, las terrazas, bonitos cuerpos ligeros de ropa, multitud de personas, vendedores ambulantes, etc, luz y color en un país de fábula. Desde Mendoza nos desplazamos al Parque Provincial del Aconcagua con 71 hectáreas, por cierto, a la entrada al parque es abusiva, 300 $ por persona para los extranjeros y 100 $ para los argentinos, entramos por el valle de Horcones a 2.900 m el primer día con 3 horas de marcha llegamos a confluencia a 3.300 m donde nos encontramos una urdimbre de tiendas, personas y empresas dando servicios que facilitan el ascenso, bastante competentes y a precios razonables. El segundo día con buen tiempo y con gran optimismo continuamos la marcha por los Horcones, nos aguardan 27 Km, durante la travesía nos aborda un panorama estéril y con una monotonía solamente rota cuando nos cruzamos con las mulas que hacen los porteos. Las siguientes horas no parecen transcurrir por la similitud del paisaje, ya por la tarde ganamos algo de altura y nos presentamos en Plaza Mulas, a 4.370 m, el campo base. Nos dividimos en dos cordadas, Oscar y yo, la primera y José y Carlos la segunda. Al tercer día avanzamos hasta Nido de Cóndores, a 5.560 m de altitud disminuye considerablemente el ritmo de marcha y un afilado dolor de cabeza nos transmite tácitamente que nuestra velocidad es excesiva, síntomas del mal de altura, tenemos que bajar, después de permanecer un par de horas y depositar un porteo de víveres y cartuchos de butano. Despunta el alba en Plaza de Mulas, comienza la algarabía rutinaria de todos los días, comprobamos con el médico nuestro nivel de oxigenación en sangre, es de un 87 % -nunca debe ser inferior al 85 %- y la aclimatación es favorable. Carlos tendrá que pasar tres noches más en el campamento base. Cargando las mochilas Oscar y yo alcanzamos al cuarto día Canadá a 5.050 m donde sin contratiempos acampamos, poco antes de meternos en el saco, la montaña nos brinda una idílica puesta de sol. Quinto día: con la intención de dormir en Nido de Cóndores, aclimatación perfecta; sin prisa pero sin pausa, montamos la tienda a medio día y comenzamos a fundir nieve para cocinar y potabilizar el agua, que escasea. Son pocos los neveros que encontramos pero tampoco deseamos una nevada en estas coordenadas. Sexto día: levamos anclas rumbo a Berlín con sus 5.920 m. Es el campamento avanzado antes de atacar la cima, el tiempo es estupendo, respiramos optimismo y la moral es alta, sabemos que lo estamos logrando. En Berlín encontramos tres casetas ajadas por el tiempo y en estado precario. Llega la noche y recuerdo haberme despertado inhalando todo el oxígeno que fui capaz por la boca, el cuerpo no descansa bien a esta altura y a -18º C. Es el gran día, el número siete, con los primeros rayos de luz despegamos y sin mirar atrás con una semblanza en la mente «por Camino» al cabo de seis horas y media su pañuelo ondea en el olimpo andino. Es el 12 de enero del 2004. El día 18 lo consigue José Manuel en condiciones extremas, pasa la noche a -30ª C tras una copiosa nevada. Carlos tiene que desistir por principio de edema pulmonar.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla