+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

malditas expectativas

 

malditas expectativas -

vanessa carreño
22/01/2017

Alguna vez ha hecho algo por alguien y se ha decepcionado al ver que la otra persona no respondía como usted esperaba? Seguramente sí. Todos hemos caído ?alguna vez en la trampa de las expectativas. Nos desilusionamos y nos frustramos porque presuponemos cómo se va a comportar un compañero de trabajo, la pareja o un amigo. Y lo peor es que la mayoría de las veces esa persona ni siquiera sabe lo que esperábamos de ella. ¿Cómo iba saberlo si no se lo hemos dicho?

Por eso mismo, tenga claro que las expectativas no le sirven de nada y que lo que funciona es comprender que las personas somos diferentes y que no puede esperar que el otro responda como usted lo haría, simplemente porque es otra persona, que piensa, actúa y ve las cosas diferentes.

Pero, si aun pensando así, sigue decepcionándose por lo que hacen los demás, aquí tiene unos sencillos pasos que pueden ayudarle:

Observe qué imagen se ha formado de las personas que le rodean y cómo eso influye en su manera de dirigirse a ellas. Por ejemplo, si alguien le dice que fulanito es un borde y un estúpido, ¿en qué medida esa información va a condicionar cómo usted trata a fulanito?

Deje de exigir a los demás que sean de una determinada manera. Deles la libertad de ser como quieran ser, y no como usted cree que deberían ser. Se sentirá mucho mejor.

No interprete. Es decir, no suponga que porque alguien no le ha llamado es que usted no le importa. Tiene un hecho objetivo, que es que esa persona no le ha llamado. El resto son conclusiones que no le aportan nada.

Informe a los demás cuando no cumplen con sus expectativas. Tenga la consideración de compartirlas con ellos para que la próxima vez puedan decidir si satisfacerlas o no.

Y, por último, no vaya por ahí perdonando a los que no le dan lo que usted esperaba, porque sus expectativas son suyas y los demás no hacen nada malo por no cumplirlas.

Verá que, cuando usted espere menos de los demás, ellos también le exigirán menos a usted. Y entonces todo será más fácil y más sencillo. Como debe ser.

Buscar tiempo en otra localidad