+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Las Médulas, 20 años de patrimonio

 

Las Médulas, 20 años de patrimonio -

08/01/2017

La mayor explotación de oro del Imperio Romano y uno de los sellos turísticos por excepción del Bierzo tiene mucho que celebrar este año. En 2017, Las Médulas celebran 20 años desde que este paisaje con vocación de monumento fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Fue el 5 de diciembre de 1997.

En su origen fue una explotación romana de oro a cielo abierto, aunque los pueblos indígenas prerromanos ya habían explotado el yacimiento, bateando los placeres fluviales. Seguramente los romanos empezaron a trabajar en la zona en la época del emperador Octavio Augusto, quien dirigió personalmente la mayor parte de las acciones que entre los años 26 y 19 a. C. conquistaron definitivamente los pueblos del norte de la península Ibérica.

Las visitas a la zona crecen cada año. Y no sólo al paraje en sí sino a toda la zona que lo comprende, capaz de regalar innumerables rutas turísticas al viajero, diferentes opciones de restauración, paisajes autóctonos casi mágicos y una historia que merece la pena descubrir. Las leyendas, como la de la formación del Lago de Carucedo, y el misterio también envuelven esta mina romana confiriéndole un atractivo insólito, acentuado por el contraste del rojo de la tierra y el verde la frondosa naturaleza que la rodea. El mejor punto para ver Las Médulas es el Mirador de Orellán.

Noticias relacionadas

Buscar tiempo en otra localidad

   
1 Comentario
01

Por Juan A 14:52 - 12.01.2017

Un paisaje imaginario. Si visitan Las Medulas, aprovechen las ocasión para hacer una escapada a la Reserva de la Biosfera de Los Ancares Leoneses. El manto de paisajes ocres amarillo, anaranjados o rojizos ya no domina los bosques de Tejedo de Ancares, a uno 45 Km de Ponferrada, en el límite de León con Lugo y Asturias. Ahora, sus heterogéneos y frondosos bosques caducifolios aparecen desprovistos de hojas. Impresionan por su belleza extrema. Pasear por esos bosques de Tejedo, y detenerse, despiertan sentimientos de soledad y pureza, y permiten vivir una experiencia única en plena naturaleza en hibernación.