+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

reina canalla

Moda para nostálgicos

Casettes, discos de vinilo y muchas alusiones al desamor. así son los diseños de esta leonesa que huye de los dictados de la pasarela

 

La diseñadora leonesa posa con una de sus últimas creaciones, una sudadera con corazones de fieltro. - jesús f. salvadores

a. gil
29/01/2012

Me cita junto a los depósitos de agua, un lugar con bonitas vistas de la ciudad, pero en el que abunda la basura y los desperdicios. «Es un sitio que encanta y que me define mucho», me explica. Es Evelin González, más conocida como Reina Canalla, una diseñadora de moda leonesa que empieza a dar que hablar en el mundo del diseño local y cuyas creaciones también salen de León y han llegado ya a muchas ciudades de España, a particulares de Madrid e incluso a la ciudad uruguaya de Montevideo.

Emplea en sus diseños materiales reciclados «por la nostalgia hacia los elementos olvidados. Bastante basura tenemos ya en el mundo como para generar más», aclara. Por eso las cintas de casette o los discos de vinilo son constantes en lo que hace. Pero no sólo eso, gominolas, trazos de grafitti o ilustraciones con algunos de sus ídolos dan vida a las prendas de Reina Canalla, que visten desde a bebés hasta a personas de cualquier edad.

Se define como una romántica de épocas pasadas. Empezó en esto de la moda un poco por casualidad, a través del diseño gráfico al que se dedicaba, aunque ella asegura que la cosa le viene de familia. De ahí a la rop, después de pasar por Liper y ahora, a sus 29 años, ya ha sacado cinco colecciones. Su ropa deja a un lado lo convencional para darle protagonismo a la diferencia. «Busco un soplo de aire fresco a una moda sistematizada y capitalista», asegura. Reina Canalla reivindica su yo personal «ante una sociedad que nos empuja a ir unos detrás de otros como las ovejas». Ella busca justo lo contrario, prendas personalizadas; «ropa para corazones rotos», según ella. Por eso el amor, los corazones o las lágrimas casi siempre están presentes.

Casi todo lo que hace es a mano y, para darle ese toque distinto que busca, le cose la marca a mano en lugar de colocarle una etiqueta. El nombre lo eligió por la película de Najwa Nimri, La reina del bar canalla. La actriz y cantante española es una referencia para esta diseñadora, al igual que lo son otros iconos como Amy Winehouse, Frida Kalho o Lola Flores, que aparecen con frecuencia en sus dibujos y le llenan de inspiración.

Hasta cabeceros de cama

Además de ropa, hace también ilustraciones y dibujos en los que plasma su creatividad y que pueden valer para carteles o para plasmar en cualquier prenda. Han protagonizado hasta cabeceros de cama para algún cliente.

Trabaja por encargo y vende a través de Internet, aunque su ropa también se puede encontrar en la tienda La Mona se viste de seda, en la Calle Ancha. No se queja de cómo le va, aunque asegura que también sufre la crisis y que los pedidos han bajado en los últimos meses. Echa mano de la Red para hacerse con algunos materiales, aunque casi todo lo que necesita lo encuentra aquí.

Reina Canalla rechaza lo que se lleva y le interesa, sobre todo, el desamor. Ese dolor por el amor que ya no se tiene también inspira lo que hace, pero con un toque de belleza. Precisamente sobre esto va su obra La Llorona, que acaba de exponerse en el Café Damm de Gijón. Un tributo a Frida Kalho, una gran sufridora por amor.

El romanticismo y la belleza de las rosas rojas, la dureza del diamante, el peligro de las pistolas o la fuerza de las vírgenes son otros elementos clave en la obra de Reina Canalla.

Los vestidos es la prenda que más ha vendido y otro de sus lemas, vestir a buen precio. Desde diez euros se puede comprar algo de lo que ella hace.

No tiene tienda ni taller, pero lo primero tampoco lo quiere. De momento, se apaña en casa con su madre. Es allí donde confecciona lo que vende y donde da rienda suelta a su imaginación. ¿Dentro de unos años? «Me veo viviendo en un ático, teniendo más clientes y cosiendo al sol», asegura.