+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Nuevas rutas

 

Vanessa Carreño
08/04/2018

Ya le conté que en el momento en que le envía un determinado pensamiento a su cerebro es usted quien está eligiendo cómo se va a sentir. Por eso es tan importante que aprenda a pensar y a crear nuevas rutas neuronales, así que aquí tiene cinco claves para reeducar a su cerebro.

—Observe su diálogo interno. No podemos cambiar lo que desconocemos, así que el primer paso es que haga palpables sus pensamientos. ¿Cómo? Escribiéndolos. Puede hacerlo tres veces al día o cuando sienta algo que no quiere sentir. ¿Qué acabo de pensar? ¿Qué me acabo de decir a mí mismo?

—Lea lo que ha escrito en voz alta. Observe cómo se siente cuando lo lee. ¿Qué tipo de palabras utiliza consigo mismo? ¿Es un diálogo agradable? ¿Le hablaría así a alguien?

—Razónelo. ¿De verdad soy un inútil por no haberme dado cuenta de ese detalle? ¿Es tan horrible que no me haya salido bien esto? ¿Acaso necesito ser perfecto para ser feliz? ¿Qué pruebas tengo de que vaya a pasar eso que tanto temo? ¿Podría acabar pasando otra cosa? Y, aunque al final pasara eso, ¿podría superarlo? Así es como uno se da cuenta de que la mayoría de las cosas por las que se machaca a diario no son tan importantes.

—Busque opciones. ¿De qué otra manera podría interpretar esto para sentirme mejor? Pensar de forma proactiva suele ser buena opción. Por ejemplo, ¿qué puedo hacer para solucionarlo? Y si no puedo hacer nada, ¿qué puedo hacer para aceptarlo?

También es buena idea pensar que es otra persona la que tiene ese mismo diálogo interno. ¿Qué le diría a su mejor amigo si fuera él quien se está diciendo eso a sí mismo? Dígalo en voz alta.

—Acepte sus pensamientos. Jamás se resista a ellos ni los rechace. Si vuelven, déjelos pasar como quien deja pasar el viento. Si acaso responda con un razonamiento rotundo y ya. ¡Nada de entrarles al trapo!

Y si alguna vocecilla interna le quiere boicotear, muéstrele el camino correcto las veces que haga falta… Sepa que, como casi todo en la vida, se trata de insistir donde otros se rinden.

Buscar tiempo en otra localidad