+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Oda al egoísmo

 

Vanessa Carreño
22/04/2018

Es de los que piensa en lo que quieren los demás antes que en lo que quiere usted? ¿Cree que ponerse en primer lugar sería ser egoísta? Es algo que me encuentro mucho entre mis clientes de coaching. Personas que, en ese empeño por cumplir con los compromisos y las obligaciones que han establecido con otros, se han olvidado de sí mismas. Hasta el punto de que si un día no se sacrifican por los demás se sienten culpables.

Es curioso porque las personas que se comportan así no suelen sentirse bien con ello, al revés. Viven con la sensación de que no hacen lo que quieren hacer, de que su tiempo está siempre a disposición de los demás y de que son lo último en su lista de prioridades. Y con este panorama es lógico que uno no se sienta bien, ¿no cree?

Pues quiero que sepa que ser el primero en su lista de prioridades no es ser egoísta. Porque para ayudar a los demás primero hay que ayudarse a uno mismo. Igual que en los aviones, que, para aumentar las probabilidades de que todos nos salvemos, nos dicen que cada uno ha de colocarse su propia máscara de oxígeno. Pues en la vida pasa lo mismo.

El problema es esa educación castrante en la que nos han repetido hasta la saciedad que hay que pensar siempre en los demás, «que primero ellos y después yo». Que esa es la manera de quedar bien y que si pienso en mí soy egoísta. Como si ser humilde estuviera reñido con darse prioridad. O como si cuidar de sí mismo significara que se va a olvidar de los demás.

Por eso, ponerse el primero en su lista de prioridades no es egoísmo, sino amor a uno mismo. En mi opinión, el egoísmo es algo muy distinto. Es hacer daño a otros con conciencia y sabiendo que podría evitarlo. Y es pensar en mí y siempre en mí, sin tener en cuenta cómo se puede estar sintiendo el otro.

Pero no, que usted sea la persona más importante de su vida no le convierte en un egoísta, sino en alguien que se valora. Y le aseguro que, en estos tiempos tan carentes de autoestima, ésta es una de las mejores lecciones que puede enseñarles a sus hijos.



Buscar tiempo en otra localidad