+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

El panorama de la ciencia en España

 

La inversión en I+D en España crece un escuálido 0,7%. - DL

07/01/2018

El panorama de la ciencia en España se presume lleno de retos. Si bien los últimos han sido unos años difíciles en este terreno, las instituciones públicas apuestan por dar el espaldarazo definitivo a un sector que se considera maltratado.

La secretaria de Estado de I+D+i, Carmen Vela, animó esta semana a «dejar atrás de una vez unos años difíciles y complejos», trabajar «pensando en el futuro», y «dar un paso al frente y apostar decididamente» por la ciencia y la tecnología española, que es «garantía de talento y eficiencia»

En una tribuna remitida a los medios y titulada «la ciencia española en positivo», la secretaria de Estado recuerda que la ciencia ha superado una profunda crisis económica y largo periodo de inestabilidad política, y que todavía no cuenta con unos presupuestos generales del Estado para 2018, algo «muy perjudicial para el país en general y para la ciencia en particular».

Pese a este contexto, asegura Vela, hay que empezar a trabajar «pensando en el futuro», y hacerlo entre todos los agentes implicados: grupos parlamentarios, administraciones, empresas, universidades, colegios y sociedad en general.

«Debemos dar un paso al frente y apostar decididamente por la I+D+i española, que es garantía de talento y eficiencia», advierte. En ese sentido, reconoció la secretaria de Estado, «tenemos claro que quedan muchas cosas por hacer. El mayor reto que afrontamos es el de aumentar el peso de la inversión privada», tal y como publicó el pasado 2 de enero la agencia de noticias Efe.

Y es que para conseguir un sistema de I+D+i saludable, la UE recomienda que dos tercios de la inversión total proceda de las empresas, un porcentaje que en España se sitúa en el 53%. Para corregir este déficit hay que apostar por la colaboración público-privada y trabajar con insistencia para acercar a los actores del sistema: universidad es, empresas y organismos públicos de investigación.

Otro de los retos de la ciencia, según explicó la responsable, es conseguir «una financiación pública progresiva y estable a largo plazo, mayor flexibilidad administrativa y más y mejores contratos para los investigadores.

Pero los datos del INE no dejan lugar a dudas y ponen de manifiesto que el esfuerzo inversor debe ser mayor, ya que aunque el gasto en I+D aumentó por segundo año consecutivo en 2016, el peso de la ciencia disminuyó hasta el 1,19% del PIB, lejos del 2 % recomendado por la UE.

Para Vela, el Estado, las comunidades autónomas y las empresas son los «responsables» de estas cifras, como «también lo somos de las buenas noticias, como el incremento de 5.000 trabajadores en I+D respecto a 2015, de los que más de 4.000 fueron investigadores».

«Hemos conseguido aprobar reformas muy beneficiosas para el sistema y solucionar varios problemas pendientes», apuntó.

En materia de recursos humanos, Vela explicó que se ha estabilizado a la mayor parte de los investigadores de Ramón y Cajal, se han convertido las becas FPI en contratos predoctorales, y se ha incrementado el número de posiciones postdoctorales, entre otras medidas. También se ha conseguido que «ni uno solo» de los investigadores eventuales del CNIC y el CNIO pierda su empleo y, «conscientes de la necesidad de mejorar la estabilidad laboral de los investigadores, en 2018 aprobaremos una iniciativa que estabilizará hasta el 90 % de las plazas ocupadas con contratos temporales en OPIs, fundaciones y consorcios».

Noticias relacionadas