+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Personas controladoras

 

Vanessa Carreño
06/05/2018

Hay personas que viven queriendo controlarlo todo, que necesitan que las cosas salgan como habían planeado y que se empeñan en tener siempre la razón. Tienen mucho miedo de no saber lo que va a pasar, se adelantan a situaciones que no han llegado y se pasan la vida planificando lo que van a hacer. ¿Las conoce? Hay quien las llama personas controladoras.

A corto plazo esa sensación de control hace que se sientan bien, porque les calma el miedo y les da seguridad. El problema es que no es una seguridad real, porque lo bueno sería sentirse seguro sin necesidad de controlarlo todo. Además de que las personas controladoras se vuelven inflexibles, no toleran la frustración ni la incertidumbre y sufren ansiedad.

Piénselo, ¿cree que usted puede encajar en el perfil de una persona controladora? Los síntomas pueden ser varios: buscarle explicaciones a todo, evitar cometer errores, necesitar saber en todo momento lo que va a pasar, querer tenerlo todo planificado, sentirse incómodo ante los imprevistos y los cambios de planes, dudar mucho o tener dificultad para tomar decisiones. Incluso, es posible que también necesite controlar lo que hacen los demás y cómo viven su vida.

¿Le suena? Si es así, hay tres ideas que debe interiorizar. Es decir, no vale con que las conozca, hace falta que se las crea:

—Las cosas más bonitas de la vida no se pueden controlar. Se viven, se sienten y se disfrutan, pero no se controlan. Si lo piensa seguro que se da cuenta de que los acontecimientos más significativos de su vida sucedieron así.

—No necesita controlarlo todo. Porque la incertidumbre no es un peligro, sino un ingrediente implícito de la vida.

—La vida es mucho más fácil y placentera cuando uno deja que las cosas pasen, en vez de empeñarse en que salgan como había planeado. Con mucho menos esfuerzo, consigue mucho más.

Así que, si hasta ahora era usted una de esas personas controladoras, confíe en la vida, aprenda a ser flexible con sus circunstancias y dese permiso para que no todo salga perfecto. Verá qué paz.