+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

La presa de Riaño, la cuenta atrás

 

La presa de Riaño, la cuenta atrás -

08/01/2017

Entre enero y julio de 1987 se desarrolló lo que se ha bautizado como la batalla judicial de Riaño. Varios edictos y acciones judiciales trataron de paralizar los desalojos de los vecinos del valle. Las primera notificaciones habían llegado ya un año antes y los enfrentamientos habían sido constantes. La maniobra se retomó en julio, hace ahora treinta años, cuando los derribos comenzaron en siete de los nueve pueblos afectados. A finales de mes «Riaño era ya un montón de escombros», como recogen las crónicas de la época, que también se hicieron eco de como el 31 de octubre del 87 se cerró la presa.

El proyecto de Riaño, que fue visto «como un disparate», se heredó de principios del siglo pasado y las obras comenzaron durante la dictadura franquista. Sin libertades civiles, el proyecto no iba a encontrar oposición aunque terminada la transición se convirtió en un símbolo de lucha.

El desalojo, cuenta los lugareños, se veía venir. También lo narran así las noticias del momento. «Fue traumático», señalan, «una cuenta atrás», como tituló Diario de León. El coste social y ecológico del embalse fue brutal. En 1986, el Gobierno declaró los futuros regadíos de Riaño «de interés para la nación» y unos meses después llegaron a los afectados las primeras notificaciones para la construcción del viaducto. 30 años y una herida abierta.

Noticias relacionadas