+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Rumiando

 

Vanessa Carreño
03/06/2018

Imagínese que se pone a dar vueltas alrededor de un árbol. Y vueltas, y vueltas, y más vueltas. ¿Llegaría a algún sitio? Pues eso es lo que nos pasa con los pensamientos, que le damos vueltas a lo mismo una y otra vez, y no llegamos a ningún sitio.

Por ejemplo, un compañero de trabajo le dice algo en mal tono y usted no dice nada. Pero después se pasa el día dándole vueltas, pensando que «vaya cara que tiene, le tendría que haber dicho esto, seguro que a fulanito no se atreve a hablarle así, la próxima vez que me pida algo se va a enterar…»

Le damos vueltas a lo que pasó, a lo que tendríamos que haber hecho, a lo que pasará… Repetimos la misma historia en nuestra cabeza una y otra vez para no llegar a nada, porque este tipo de pensamiento obsesivo casi nunca es productivo

Esto, que también llamamos rumiación, hace que perdamos un montón de tiempo y de energía en situaciones cotidianas que no son para tanto y que, desde luego, no vamos a resolver por ese camino

Así que, si quiere dejar de darle vueltas a las cosas, aquí tiene seis pasos:

—Observe sus pensamientos: como quien ve pasar el tren, vea pasar sus pensamientos. Eso le ayudará a desidentificarse de ellos. Igual que decir en voz alta «estoy pensando que…».

—Corte por lo sano. Preste atención a los ruidos del ambiente o póngase una canción y fíjese en la letra. Verá que su cerebro es incapaz de escuchar algo y seguir pensando a la vez.

—Busque un pensamiento útil.Algo que le sirva para relativizar y cerrar el asunto en su mente. Por ejemplo, «tendrá un mal día. Si lo vuelve a hacer le diré algo, pero hoy no le voy a dar más importancia». Y punto final.

—Jamás rechace sus pensamientos ni se juzgue por estar pensando así. Si lo hace, se enganchará mucho más a ellos.

—Muévase. Si se pone en movimiento y empieza a hacer algo que requiera su atención, como bailar o dar saltos, el run run mental se apagará.

—Ocúpese. Nada se resuelve preocupándose, sino ocupándose. Si es algo que tiene solución, baraje opciones, valore pros y contras y decida.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla